Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LAS CONSECUENCIAS DEL 11-M

El Rey pide que el 11-M sirva para reforzar "la necesaria unidad contra el terrorismo"

Don Juan Carlos, junto a Zapatero, entregó 151 medallas de oro al Mérito en el Trabajo

"Nada será bastante para compensar tanta aflicción y desesperación", aseguró ayer el Rey ante familiares de 151 de las 191 víctimas mortales del 11-M. En un acto celebrado en el palacio de El Pardo, don Juan Carlos entregó las medallas de oro al Mérito en el Trabajo en un ambiente de emoción apenas contenida y que se desbordó en lágrimas, incluidas las de la reina Sofía, según se fueron pronunciando los nombres de los homenajeados y sus familiares se acercaban a recoger la distinción. El Rey dijo que el 11-M debe servir para reforzar la "necesaria unidad contra el terrorismo".

Los reyes Juan Carlos y Sofía, flanqueados por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y por el ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Jesús Caldera, presidieron ayer el acto en el que se daba cumplimiento al acuerdo del Consejo de Ministros del pasado 21 de mayo en el que, a propuesta de Caldera, se otorgó la medalla al Mérito en el Trabajo, en su máxima categoría, la de oro, a las víctimas del 11-M como "reconocimiento a sus vidas de trabajo que fueron truncadas".

La ceremonia se desarrolló en un clima de sobria solemnidad en la que la emoción fue ganando intensidad hasta desbordarse, incontenible, en muchos momentos de la entrega de condecoraciones a familiares de las víctimas, de 15 países, en su mayoría españolas.

Don Juan Carlos, en su discurso, se dirigió a las familias de los "niños, mujeres y hombres, jóvenes y mayores, españoles y extranjeros de diverso origen y creencias".

"No hay palabras capaces de expresar ni el sufrimiento de las víctimas, ni tampoco el desgarro en sus familiares y amigos", dijo el Rey. "Todos lo españoles nos sentimos fundidos con ellos en su dolor y nada será bastante para compensar tanta aflicción y desesperación".

El Monarca quiso dejar claro ante todos los asistentes que las expresiones de dolor y solidaridad con las víctimas y sus familias no bastan, ante la magnitud de lo ocurrido, sino que "debe traducirse en permanente acicate para mantener y reforzar la necesaria unidad contra el terrorismo" para combatirlo.

Para don Juan Carlos, es necesario mantener "unidad y solidaridad para acabar con los abominables propósitos" del terrorismo, "para perseguir y castigar a sus culpables, para terminar con sus redes mafiosas, para restañar sus heridas y para atender, con la mayor entrega, a sus víctimas y familiares".

"No podemos ni queremos olvidar a todas y cada una de las víctimas del terrorismo y a sus familias. Nos lo pide nuestro corazón de hombres de bien. Nos lo reclama nuestro deber como españoles solidarios, como hijos de una gran familia estrechamente unida a quienes más sufrieron".

Al acto, que se celebró en el llamado patio de los Borbones, en el palacio de El Pardo, asistieron unas 300 personas, entre las que se encontraban la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, y los ministros de Justicia y de Interior, Juan Fernando López Aguilar y José Antonio Alonso, respectivamente.

También estuvieron la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, y el alcalde la capital, Alberto Ruiz-Gallardón, así como los presidentes del Congreso, Manuel Marín; del Senado, Javier Rojo; la presidenta del Tribunal Constitucional, María Emilia Casas, y del Tribunal Supremo, Francisco José Hernando.

Por parte de las formaciones políticas con representación parlamentaria acudieron el secretario general del Partido Popular, Mariano Rajoy, y los portavoces de los grupos parlamentarios: Alfredo Pérez Rubalcaba (PSOE), Jordi Jané (CiU), Joan Puigcercós (ERC), Josu Erkoreka (PNV), Gaspar Llamazares (IU), Paulino Rivero (CC), y Uxue Barkos (de Nafarroa Bai, Grupo Mixto).

Ayudas a las víctimas

Entre otras personalidades acudieron también los secretarios generales de UGT, Cándido Méndez, y de CC OO, José María Fidalgo, así como el presidente de la patronal, José María Cuevas.

En relación con los atentados del 11-M, el Ministerio de Interior, informa Efe, ha aprobado 42.170.000 euros en ayudas e indemnizacions a las víctimas.

La viuda del subinspector Francisco Javier Torronteras, el geo muerto en el asalto a la casa de Leganés (Madrid) donde se suicidaron siete presuntos autores de la matanza, recibirá como pensión vitalicia el doble de la cantidad que normalmente se le otorgaría, al ser víctima del terrorismo. Interior le ha abonado una indemnización de 239.000 euros.

El presidente agradece la "actitud" de los partidos

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, pronunció una breve alocución en la que, después de trazar un panorama general que trataba de englobar a las 191 víctimas que perecieron el pasado 11 de marzo, aseguró que "los poderes públicos no pueden llenar el inmenso vacío afectivo que deja su ausencia entre sus afines, no pueden reconstruir los recuerdos, recomponer las emociones, reparar los sentimientos. No pueden recorrer el camino que va del dolor inaguantable al rescate nostálgico de los momentos más felices vividos en común".

Sin embargo, prosiguió Zapatero, "están obligados a contribuir a que ese camino sea lo más corto y lo menos duro posible, a reducir el sufrimiento con el reconocimiento, a cuidar de quienes aún necesitan atenciones, a asistir a quienes precisan de distinto tipo de acogida".

El Gobierno, dijo Rodríguez Zapatero, "hará cuanto esté en su mano para que esto se cumpla de manera duradera, al igual que lo harán todas las instituciones del Estado y todas las fuerzas políticas", a las que agradeció "su actitud", lo mismo que a la Corona por "su cercanía a los españoles y, especialmente, a aquellos que más lo necesitan por su sufrimiento".

El presidente del Gobierno concluyó su alocución resaltando los valores de convivencia libertad y paz.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 28 de julio de 2004

Más información