Javier Peñafiel reflexiona sobre el público en una instalación para el auditorio de Caixafòrum

En 'Ausencia pública' el artista concibe un espectáculo misterioso en un espacio vacío

El auditorio de Caixafòrum, el centro cultural de la Fundación La Caixa en Barcelona, se ha convertido en inspirador, protagonista y espacio expositivo de Ausencia pública, una instalación del artista Javier Peñafiel (Zaragoza, 1964) en la que reflexiona sobre el papel del público a partir de su ausencia. Fascinado por el gran ventanal que permite a los visitantes admirar desde fuera el interior del auditorio de Caixafòrum cuando no acoge ninguna actividad, el artista ha concebido un espectáculo misterioso que se desarrolla en un espacio totalmente vacío.

El espectador puede contemplar la obra sólo desde el exterior, a través del ventanal, tapándose con las manos la luz que procede de las cristaleras de la entrada, como si se tratara de un intruso o un espía. En la oscuridad del interior del auditorio, un sofisticado proyector robotizado realiza una danza visual sin sonido alguno. Se trata de un loop (proyección de imágenes que se repiten sin fin) de 3,5 minutos en el cual haces de luz y color, que parecen buscar fantasmales espectadores en las butacas vacías, se alternan con la proyección de imágenes de espectrales visitantes arrimados al ventanal, realizadas a partir de negativos manipulados con técnicas digitales.

"El público se ha convertido en un codiciado objeto de deseo. Por ello la instalación le desvincula de su papel de consumidor, situándole en un momento ajeno a las jerarquías de espera, expectación y disfrute que genera toda representación. En este caso, la ausencia no se propone como negación, sino como posibilidad de experiencias inéditas, a menudo negadas por la rapidez de los tiempos impuesta por las dinámicas de la sociedad del espectáculo", explica Peñafiel, que realiza por segunda vez un proyecto específico para la Fundación La Caixa.

El primero fue Maltrato, un vídeo que se presentó a finales de 1999 en la Sala Montcada, en el cual aparece un panel de flores que lentamente son destruidas por una secuencia de disparos. La obra, una personal reflexión sobre la violencia a la que sometemos la belleza de nuestro entorno tanto físico como emocional, fue posteriormente adquirida por la Fundación La Caixa y formó parte de las dos primeras presentaciones de la colección de arte contemporáneo de la entidad en Caixafòrum.

"En este caso he querido escaparme de los recursos expresivos del vídeo para centrarme en el poder evocador del proyector", afirma Peñafiel. Ausencia pública, que se podrá ver hasta el 3 de octubre (siempre que no coincida con otra actividad programada en el auditorio), es la cuarta entrega de Espacios Abiertos, programa pensado para dar vida a las áreas no expositivas de Caixafòrum con proyectos concebidos expresamente para estos entornos.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción