Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy sólo ve déficit y obsesión por el pasado en los primeros 100 días del Gobierno

Enfatiza que Solbes "validó" las cuentas de Aznar y niega que dejaran números rojos ocultos

Mariano Rajoy resumió los primeros cien días del Ejecutivo socialista, que preside José Luis Rodríguez Zapatero, en la "voluntad de generar déficit, acompañada por la voluntad de echarle la culpa del déficit y de todo al anterior Gobierno". La "obsesión por revisar el pasado", "la falsa acusación del presidente de la existencia de un déficit oculto y la acusación de que las cuentas no estaban claras" es "lo más grave", para Rajoy, de este arranque de legislatura.

El PP apoyó en la gestión económica de sus ocho años de gobierno el núcleo de su campaña para las elecciones del 14 de marzo y no está dispuesto a entregar ese supuesto activo sin pelea. Como primera medida, Rajoy dedicó ayer la práctica totalidad de una rueda de prensa convocada para hacer balance de los primeros cien días del Gobierno socialista a negar que el Ejecutivo de José María Aznar dejara "déficit oculto". Enfatizó que las cuentas de estos últimos años fueron "validadas" por el ahora vicepresidente económico, Pedro Solbes, en su anterior cargo de comisario europeo y máximo responsable de Eurostat. Acusó al presidente Zapatero de haber lanzado esa acusación desde La Haya "sin saber exactamente de qué estaba hablando" pues, según Rajoy, Zapatero no "se estudia" los temas y sólo se ocupa "del talante".

"No es serio; puede ser negativo para la economía española; no es verdad. Simplemente, las cuentas del Estado están avaladas y visadas por Eurostat, que es un organismo que dependía del actual vicepresidente económico del Gobierno cuando era comisario europeo", arrancó Rajoy. Según él, por esa garantía de Solbes el actual Gobierno no ha puesto pega alguna a las cuentas cerradas hasta 2003, año con un superávit del 0,3% del PIB.

Rajoy tampoco está de acuerdo con la revisión que el Ejecutivo ha realizado del déficit para 2004 y el PP ha presentado una solicitud de comparecencia en el Pleno del Congreso del presidente Zapatero para debatir esta cuestión en septiembre.

Según Rajoy, las partidas que el Gobierno ha sumado para ampliar su previsión de déficit sólo ocultan su "voluntad de generarlo". Por ejemplo, el 0,32% de déficit para pagar los 2.500 millones de euros de la denominada deuda con Andalucía no forman parte de ningún "déficit oculto" porque, según él, es "un acuerdo al que ha llegado el actual Gobierno". En todo caso, Rajoy mantuvo que se trata de la misma cifra que el PP ofrecía a la Junta de Andalucía. "El acuerdo no se cerró por motivos políticos", proclamó. Y, de haberse cerrado, un hipotético Ejecutivo popular lo habría pagado "en cuatro años, pues se generó en ese plazo, y con cargo al fondo de contingencia, que asciende al 2% del presupuesto y está pensado para cubrir gastos imprevistos".

Rajoy también negó que los "ajustes contables" tengan que elevar la previsión de déficit, pues éstos "son créditos de dudoso cobro que se conocen en febrero del año siguiente". Y negó que la deuda de RTVE deba ser computada como déficit pues, "previo acuerdo con el comisario Solbes, está incluida en la deuda del Estado". Por todo ello, Rajoy enfatizó que el Ejecutivo "sólo intenta cargar en el debe del anterior Gobierno su decisión de no controlar el gasto público". Eso, según él, repercutirá negativamente en el empleo en España.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 22 de julio de 2004