Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:VALENCIA 2007

La ciudad pendiente

La celebración de la Copa del América pone de relieve las deficiencias de Valencia en infraestructuras y servicios

Valencia
Valencia encara la organización de la Copa del América en 2007 con asignaturas por aprobar. Grandes obras como el Parque Central o el AVE están pendientes de ejecución, pero también actuaciones que afectan a la vida cotidiana de los ciudadanos. Los partidos de la oposición y los vecinos esperan que el evento deportivo sirva para impulsar mejoras en la sanidad, en educación y servicios sociales, además de las necesarias infraestructuras urbanas y de transportes. Colectivos como los arquitectos piden participación y debate para preparar los mejores proyectos posibles. Y el PP exige al Gobierno "que se "vuelque con Valencia" para sacar el máximo partido a la oportunidad de albergar un gran acontecimiento.

Valencia aspira a exhibirse ante los espectadores y participantes de la Copa del América de 2007 como una ciudad moderna, abierta al mar, competitiva, con una buena calidad de vida y "a la medida de las personas", como proclamaba el eslogan del PP para las últimas elecciones municipales. Para responder a estas expectativas, sin embargo, la ciudad tiene importantes asignaturas pendientes. Obras de gran envergadura, pero también actuaciones que no son menores porque inciden directamente en la calidad de vida de sus habitantes. Partidos, vecinos, empresarios, entidades cívicas y profesionales esperan que la Copa sea catalizador de cambios.

"Tan importante es el AVE como la mejora de la red de cercanías, que es la que utiliza el 90% de los usuarios de Renfe", cita a modo de ejemplo el portavoz socialista en el Ayuntamiento de Valencia, Rafael Rubio. El PSPV ha presentado esta semana una lista de actuaciones que propone al Consell para la inversión que anunció de 519 millones de euros para la Copa del América. La relación de obras refleja las carencias en educación y sanidad, que critica la oposición y también reivindican los vecinos. Nuevos centros educativos, la ampliación de colegios y centros de salud prometidos hace años encabezan una lista que no olvida las infraestructuras de transporte -"mayor implantación de la red de metro y tranvía; mayor movilidad con el área metropolitana; un segundo by pass...-, los aparcamientos disuasorios para liberar de tráfico el centro y la rehabilitación de barrios emblemáticos, entre otras peticiones. "Hay que incidir en el déficit social, no puede ser que la noticia en 2007 sea que cientos de niños reciben clases en barracones, o que en el eje de la prosperidad se caen los falsos techos en los centros de salud", dice Rubio, que añade como necesario agilizar la obra del nuevo hospital La Fe, la apertura de centros de día y residencias, y la promoción de viviendas protegidas. Señala, además, que Valencia necesita un plan turístico que ponga en valor su oferta cultural, patrimonial y medioambiental, con la regeneración de la huerta y L'Albufera.

El PSPV y EU inciden en las carencias de equipamientos en sanidad y educación

Barberá quiere una gran marina urbana "de calidad" en el entorno del puerto

"En 2007 no estarán terminados ni el Balcón al Mar, ni el Parque Central, y tampoco muchos centros de salud y colegios que faltan", coincide la concejal María Victoria González, de Esquerra Unida, "y la gran asignatura pendiente es el bienestar". Sólo hay dos centros de día para personas mayores, "cuando la edad media en Valencia ya está en los 50 años", y no hay "una red pública de residencias", se queja. La atención a los desempleados, que "tienen cada vez más problemas de manutención", y la integración de los discapacitados preocupan a EU. González destaca, además, que la ciudad "ha invertido mucho en grandes infraestructuras sin que se haya previsto un mayor gasto de mantenimiento", lo que afecta a la limpieza, jardines y parques. Valencia tampoco "está preparada para el reciclaje de residuos" y no combate suficientemente el exceso de ruido.

Josep Sorribes, profesor de Economía Regional y Urbana de la Universitat de València, se centra en las materias "externas e internas" de movilidad y transportes. En las primeras, cita la necesidad de abordar "la accesibilidad de la ciudad en serio, con plazos y presupuestos" para los corredores ferroviarios -el AVE con Madrid, el corredor mediterráneo con ancho europeo, y la nueva línea a Zaragoza-; la ampliación del aeropuerto, "una queja histórica de la ciudad", y la conexión "rápida, subterránea" del metro entre el puerto y aeropuerto. Las asignaturas "internas" no son pocas: acabar la ronda, enterrar las vías de Serrería para prolongar la avenida de Francia hasta el mar, reordenar la avenida del Puerto, y "abrir la avenida de los Naranjos hasta el mar en vez de empeñarse en hacerlo a través de El Cabanyal". En opinión de Sorribes, y también del PSPV, faltan "políticas de restricción del tráfico", especialmente en el centro histórico, que necesita, como el frente marítimo -"el más visible durante la Copa"- un "plan coherente" de rehabilitación. Una exigencia en la que coinciden la oposición y los vecinos, que han creado la plataforma Pel Litoral que Volem con el fin de que la Copa sirva para liberar sus barrios de la degradación urbana.

El PP defiende que los Juegos Olímpicos de Barcelona y la Exposición Universal de Sevilla fueron la excusa para dotar a ambas ciudades de nuevas infraestructuras, y exige al Gobierno "que se vuelque con Valencia". El Ejecutivo socialista ha recordado que los proyectos de 1992 contaron con aportaciones de todas las administraciones, y anuncia una contribución de al menos 1.000 millones de euros. Las inversiones concretas en la ciudad, al margen de las necesarias en el puerto para las regatas, aún no están cerradas. Pero la alcaldesa, Rita Barberá, tiene su lista de prioridades, con un coste de 600 millones. Quiere levantar una marina urbana "de la máxima calidad" en el entorno del puerto; el soterramiento de 1,5 kilómetros de vía férrea que cruza el viejo cauce del Túria; nuevos accesos al Club Náutico; ayudas para las piscinas olímpicas y la rehabilitación de El Cabanyal, donde no renuncia a la polémica prolongación de Blasco Ibáñez; la remodelación de la avenida del Puerto, para darle sentido único; nuevos túneles de conexión interurbana, y un puente sobre el viejo cauce para enlazar con la ronda norte y Mislata. Una lista de peticiones a la que se suman proyectos previstos, como la llegada, cuanto antes, del AVE Madrid-Valencia, el Parque Central -una importante operación urbanística que eliminará la playa de vías en el centro- y la ampliación de la pista del aeropuerto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 18 de julio de 2004