Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cortar madera en luna menguante

Tan importante como elegir la madera adecuada para cada caso, es cortarla en el momento preciso. "Lo ideal es talar en la luna menguante en enero o febrero. Para esas fechas, el frío y la poca luz de la noche contraen la savia del árbol. Así, el secado será mucho más rápido, más uniforme y con menor probabilidad de que se doble o arquee al secarse", admite.

El momento más delicado de la labor de la fabricación del instrumento llega con el secado: "Sobre todo para la caja del instrumento". Rafael trabaja con maderas que tienen hasta 15 años de secado al aire libre. "Cuando la madera ya ha estado unos cuantos años a la intemperie, la introduzco en el taller, pero no comienzo a utilizarla hasta que han pasado dos o tres años más", asevera.

Una vez que la materia prima está lista, comienza una labor de carpintería. "Eso sí, de precisión. La madera no es uniforme, tiene distinta densidad en unas zonas que en otras. Dos milímetros de grosor en una parte del tablero no son iguales que en otra. Es entonces cuando hay que aplicar la intuición, el estudio y la experiencia para poder repartir todas las masas por igual", añade.

Con los tablones listos, hay que cortar, medir, marcar, cepillar, serrar, ensamblar...

"Así, hasta que tienes la caja y pones la tapa de resonancia. Es entonces cuando das el salto y comienzas a trabajar como organólogo o constructor de instrumentos. Luego hay que poner los raíles, el puente y los clavijeros sobre los que, finalmente, irán las cuerdas", señala.

El luthier ha acabado su instrumento. Ya sólo queda introducir una primitiva maquinaria consistente en martinetes y un teclado con los registros y aplicar el sentado de la clavija, esto es, afinar el instrumento. "Es hacer que la clavija se quede en el sitio donde tú quieres que se quede, porque son tantos los kilos de tensión que tiene una sola clavija, que requiere una técnica concreta de girarla y después, digamos, asentarla", concluye el maestro de Torrelaguna.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 13 de julio de 2004