Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fecsa construirá en la Segarra una subestación que costará seis millones

Fecsa-Endesa se ha comprometido a construir una nueva subestación eléctrica en Els Plans de Sió (Segarra), ante la prevision de que se incremente la demanda de energía en la zona. Este crecimiento está relacionado con la frustración de tres empresas autóctonas que llevan tiempo intentando ampliar sus instalaciones en esta área -Transil, Consist y Rotecna-, con el crecimiento del polígono industrial de Agramunt (Urgell) y con las necesidades del canal Segarra-Garrigues.

Fuentes de la compañía eléctrica explicaron ayer que las obras se iniciarán antes de que termine este año y que el coste de las nuevas instalaciones, que realizarán la transformación de alta tensión a media tensión (de 110 kilovatios a 25 kilovatios), rondará los seis millones de euros. La estación transformadora alimentará el polígono industrial de Agramunt, el canal Segarra-Garrigues y también los municipios de Puigverd d'Agramunt (Urgell) y Guissona (Segarra).

La eléctrica asegura que "avanzará dos terceras partes de la inversión necesaria" (cuatro millones de euros) y el resto "le corresponde principalmente al Ayuntamiento de Agramunt, que ha señalado que recurrirá a la financiación de otras instituciones para poder afrontar el pago", señaló un portavoz.

El coste de la infraestructura que debe resolver el problema de déficit energético de esta zona era uno de los problemas a los que aludía el alcalde de Agramunt, Ramon Muixí, para dar luz verde a la ampliación de instalaciones de varias empresas. Particularmente rocambolesca es la situación de Alejandro Silvestre, dueño de la empresa de Agramunt Transil, que se dedica al almacenamiento y transporte de alimentos y material de construcción. Silvestre lleva tres años de peleas con el Ayuntamiento y con la eléctrica intentando en vano ampliar su centro logístico y crear 200 empleos, primero por falta de suelo industrial y después por la necesidad de potencia nueva, con un cambio en el equipo de gobierno municipal de por medio.

"Inquietud" de la Generalitat

El Departamento de Trabajo e Industria de la Generalitat ha mediado en este episodio. Preguntado al respecto, el director general de Energía, Minas y Seguridad Industrial, Josep Isern, informó de que la Generalitat y la compañía Fecsa-Endesa, a la espera de que funcione la nueva subestación, han alcanzado un principio de acuerdo para resolver las "necesidades inmediatas" de potencia extra para Transil (500 kilovatios, aunque a medio plazo requerirá 2.000), Consist (300 kilovatios) y Rotecna (200 kilovatios).

Pero Isern confiesa la "inquietud" de la Generalitat por las consecuencias de la aplicación de un decreto aprobado en el año 2000 por el anterior Gobierno central, del PP, norma que hace recaer los costes de las infraestructuras que haya que construir para hacer frente a nuevas necesidades de potencia (fuera de un casco urbano) en el cliente que la requiere.

En el caso de Transil, Fecsa había aducido que el municipio de Agramunt ya tiene potencia para abastecer a su población, de modo que las nuevas necesidades deberían cubrirlas quienes las tengan. "Fecsa puede avanzar el dinero para no dejar el problema en el aire, pero irá recuperando la inversión cargándosela a quienes se vayan conectando", explica Isern. La Generalitat es partidaria de que el Gobierno del PSOE cambie este decreto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 7 de julio de 2004