Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:AUTOMOVILISMO | Gran Premio de Francia de fórmula 1

"Parece que están en otra categoría"

Alonso pondera la superioridad de los Ferrari y se siente satisfecho con su segundo puesto, que dice haber merecido en pruebas anteriores

Contento como unas pascuas acabó Fernando Alonso. El segundo puesto en Magny Cours supone el sexto podio de su carrera en la fórmula 1 tras su victoria del año pasado en Hungría, el segundo puesto también entonces en Montmeló y las terceras posiciones en Malaisia, Brasil y, este mismo año, Australia. "Esperaba este podio desde hace tiempo. Sin problemas mecánicos, habría podido obtenerlo en las dos últimas carreras [Canadá y Estados Unidos]. El resultado, en la primera prueba desde hace mucho en la que no he sufrido problemas mecánicos, es muy bueno para mí y muy merecido. La suerte me debe más podios".

En una carrera en la que las estrategias de las escuderías resultaron cruciales se hace más necesaria que nunca la explicación de los pilotos a cuanto aconteció en el trasiego entre los boxes y la pista. "Creo que Schumacher habría ganado igualmente con tres paradas porque es más rápido. Su estrategia, no obstante, ha sido muy arriesgada porque, si al salir de alguna de sus paradaa, se hubiera encontrado con coches doblados, que le podían hacer perder tres o cuatro segundos en cada una, se le habría podido ir la victoria".

El director técnico de Williams confirma que Gené correrá también el GP de Gran Bretaña

Schumacher: "Cambiar de plan era arriesgado, cierto, pero sin riesgo no hay satisfacción"

Alonso se erigió en el único capaz de luchar de tú a tú con Schumacher. Después de haber rodado en cabeza las 32 primeras vueltas y otras tres más, de la 43ª a la 46ª, el español se rindió al poderío de los Ferrari. "Son muy superiores", ponderó, "y lo demuestran fin de semana tras fin de semana. Cuando hemos visto que sus neumáticos no se degradan nada, nos hemos quedado asustados. Iban más rápidos cuando estaban a punto de hacer una parada que cuando acababan de salir de ella. Cada vez van más rápidos. Han ganado nueve de las diez carreras disputadas. Parece que están en otra categoría. Para ganarles deben darse todas las circunstancias de cara y que ellos tengan un pelín de mala suerte, que tampoco la tienen". Alonso confirió mayor valor a su pole position una vez visto lo que sucedió en la carrera. "Schumacher ha entrado en los boxes en la vuelta 11ª y yo lo he hecho en la 14ª", dijo. En consecuencia, es probable que el Renault de Alonso disputara la sesión de clasificación para el gran premio con más carburante y más peso que el Ferrari de Schumi.

El seis veces campeón mundial explicó los motivos por los que cambió de estrategia en plena carrera. "Nos hemos visto sorprendido por el ritmo que ha impuesto Alonso al principio", dijo Schumacher; "después de nuestra segunda parada, hemos hablado con Ross Brawn

[director técnico de Ferrari] y hemos decidido cambiar la estrategia y pasar de tres a cuatro paradas. Era la única manera de apuntar a algo más que al segundo puesto. Era arriesgado, es cierto, pero sin riesgo no hay satisfacción. Cinco vueltas antes de mi última parada, Ross me ha dicho que la ventaja de que disponía era suficiente para ganar".

En la escudería Renault se vivió con desolación la pérdida del tercer puesto en el último suspiro de la carrera. "Simplemente, no puedo creer algo como lo que ha sucedido", manifestó el director de ingenieros del equipo francés, Pat Symonds, a la televisión británica; "ha parecido como si Jarno

le dejara la puerta completamente abierta a Rubens [Barrichello]". Trulli encajó con pesar el desenlace; "Estoy desolado por mí y la escudería. He realizado una salida perfecta, pero no he podido seguir el ritmo de Alonso porque el comportamiento de mi coche era muy nervioso. Me he defendido como he podido de los ataques de Rubens, pero en la última vuelta ha sido más rápido que yo y me ha superado en la frenada, a la salida del viraje número 13. He intentado cerrar la puerta, pero no me ha sido posible".

También estaba cariacontecido Marc Gené. El piloto de pruebas de Williams ocupó el puesto de Ralf Schumacher. El último gran premio que disputó fue el año pasado en Italia. Entonces acabó el quinto. En Magny Cours concluyó en la décima posición: "He tenido un problema en la salida. Nuestro sistema de salida es semimanual y a veces el coche arranca cuando no debería. Entonces hay que aguantarlo para evitar una salida ilegal. Se pierde tiempo. A partir de ahí, he tenido momentos en los que he ido rápido, pero no ha sido suficiente para coger o adelantar a los que iban por delante. He acabado el décimo, a 40 segundos del primero, pero el décimo. La experiencia no ha sido mala, pero el resultado sí".

Sam Michael, director técnico de Williams, informó de que Gené volverá a ocupar la plaza de Ralf Schumacher la próxima semana en el Gran Premio de Gran Bretaña y que, en función del resultado que obtenga en Silverstone, podría continuar al volante del coche hasta que se restablezca por completo el alemán, que se fracturó dos vertebras el pasado 20 de junio en el Gran Premio de Estados Unidos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 5 de julio de 2004