Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:EDUARDO FERRO RODRIGUES | Secretario general del Partido Socialista portugués | CAMBIO EN PORTUGAL

"Necesitamos inversión y crear empleo"

Eduardo Ferro Rodrigues, de 54 años, luchador antifascista en su juventud y ex ministro de Obras Públicas y de Trabajo, se perfila como candidato socialista a primer ministro ante un posible escenario de elecciones anticipadas.

Pregunta. ¿Cuáles son los intereses de Portugal que Durão Barroso debe defender en Europa?

Respuesta. Esperemos que tenga una práctica en Europa sobre Irak mejor que la que tuvo como primer ministro, donde jugó un papel subsidiario a la posición de la Administración de Bush, abriendo las puertas a la guerra de Irak. Esperemos que sepa volver a un comportamiento europeo.

P. La vuelta de Bruselas del comisario, el socialista António Vitorino, ¿le convierte en su rival para liderar el Partido Socialista si hay elecciones anticipadas?

R. El PS es un partido estable que no tiene problemas de liderazgo ni crisis de identidad, quien tiene problemas en su partido es la derecha.

P. ¿Qué impacto ha tenido la política de austeridad del Ejecutivo de Durão Barroso?

R. No hay solución para un país como Portugal si no hay un cuadro de crecimiento de inversión y creación de empleo. La inestabilidad financiera no se corrigió, no aseguraron las inversiones, destrozaron los puestos de trabajo. Hay que volver a una situación de crecimiento económico y equilibrio social.

P. ¿Y qué soluciones proponen ustedes?

R. Cuando nos acerquemos a las elecciones le responderé.

P. ¿Considera justificadas las acusaciones de los empresarios portugueses de que España está colonizando económicamente Portugal?

R. Entre España y Portugal existe una situación normal, porque era absurdo lo que sucedía antes, que los socios fundamentales de Portugal fueran EE UU, Francia y Alemania. Portugal sólo tiene una frontera terrestre y es con España. Por eso es normal que haya un fluido cada vez más fuerte de inversiones y es normal también que haya sectores más molestos, pero la apertura de los mercados debe ser mutua, de España hacia Portugal y de Portugal hacia España.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 4 de julio de 2004