Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pedro García, nuevo director general sin el voto del consejo de RTVV

Camps emplea un ardid legal para eludir a la mayoría zaplanista

El Consell aprobó ayer nombrar al hasta ahora secretario autonómico de Comunicación, Pedro García Gimeno, director general "suplente" de Ràdio Televisió Valenciana (RTVV) para sustituir a José Vicente Villaescusa, quien dimitió el miércoles. El consejo de administración del ente público informó ayer de la dimisión de Villaescusa y puso en marcha el mecanismo para su sustitución. Pero los consejeros de la oposición consideraron nulo y una "burla" el procedimiento elegido por el Consell, que a su juicio ningunea al consejo de administración y "fuerza la legalidad".

MÁS INFORMACIÓN

El portavoz Consell, Alejandro Font de Mora, explicó por la mañana tras la reunión del Ejecutivo que el nombramiento de Pedro García como director general "suplente" se decidió debido a que la ley de creación de RTVV no prevé la interinidad en el cargo de máximo responsable del ente público y que se consideró necesario buscar una fórmula para que la actividad continúe con normalidad.

El procedimiento fijado en la ley de creación de RTVV para la elección del director general es que éste es propuesto al Consell por el consejo de administración del ente en el plazo de un mes a contar desde la dimisión del anterior si se logra la mayoría de dos tercios del consejo, o de 45 días por mayoría absoluta. Pero también estipula que el director general saliente continuará en sus funciones hasta la toma de posesión de su sustituto.

Font de Mora señaló, al ser preguntado sobre si Pedro García podría ser propuesto al consejo de administración de RTVV como director general, que el Consell "legalmente" no propone al máximo responsable del ente, sino que nombra a la persona sugerida por el órgano de gobierno del mismo. "Lo único que se hace es, ante un supuesto no regulado por la ley, recurrir a la legislación del Estado para aplicar esta figura de suplente durante el mes o mes y poco que tenga que durar esta situación, y no prejuzga para nada ninguna otra cuestión", dijo Font de Mora en referencia a la posibilidad de que García se quede definitivamente como director general.

Para adoptar su decisión el Consell ha recurrido al artículo 17 de la ley del Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común, que contiene la normativa sobre suplencia de los titulares de los órganos administrativos aplicable a todas las Administraciones públicas.

Con su decisión de ayer, el Ejecutivo condicionaba de antemano al consejo de administración, que había sido convocado con sólo dos puntos en el orden del día. El primero era "informar" de la dimisión de Villaescusa y el segundo, iniciar el proceso para su sustitución. Nada decía sobre el director general suplente. Y el órgano directivo no pudo ni aprobar ni rechazar la propuesta aprobada en ese sentido por el Consell, que de esta forma le había colado un director general al consejo de administración, donde los seis consejeros en representación del PP están repartidos entre partidarios del ex presidente de la Generalitat Eduardo Zaplana y del actual titular, Francisco Camps.

Los representantes de la oposición en el consejo consideraron que el Consell ha conculcado el procedimiento previsto en la ley de RTVV y que se ha 'burlado" del consejo de administración. El vicepresidente del consejo, el socialista José Ignacio Pastor, criticó la "clara intromisión del presidente de la Generalitat" en las funciones del órgano rector. Según Pastor, el Consell ha efectuado una "maniobra oscura" para solventar sus problemas partidistas. "Nos han hurtado todas las competencias, dijo el también socialista Miguel Mazón. Glória Marcos, coordinadora de Esquerra Unida y representante de este partido en el consejo, consideró que el procedimiento utilizado por el Consell es "una burla del funcionamiento de un órgano de participación democrática". Todos ellos reclamaron un proceso de elección de nuevo director general en el que primen los criterios profesionales por encima de los intereses de partido.

El comité de empresa denunció que el puesto de suplente del director general no existe y pidió al Consell que cumpla la ley.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 3 de julio de 2004