Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mortier dimite como director ejecutivo del Festival del Ruhr

El director ejecutivo del Festival del Ruhr, Gérard Mortier, dimitió ayer de su cargo a raíz de la fuerte polémica causada por el trabajo de Frank Castorf como director artístico de la última edición del festival. A instancias de Mortier, que dirige también la Trienal del Ruhr -en ambos casos su contrato terminaba a finales de julio- y va a sustituir a Hughes Gall en la dirección de la Ópera de París, Castorf se hizo cargo de este festival originalmente obrero, con 57 años de tradición a sus espaldas. A la confederación sindical DGB, miembro del patronato del festival, no le gustó la programación de Castorf y le despidió.

Castorf, que hasta mañana participa en el Fórum de Barcelona con su montaje de Forever young para la Volksbühne de Berlín, tiene una concepción transgresora de la cultura: contrató a Calixto Bieito para que pusiera en escena La ópera de cuatro cuartos e invitó a un viejo gigante de la música vanguardista, el brasileño Tom Zé. El público no se lo agradeció: según la DGB, el número de asistentes bajó en un 50%.

La DGB arremetió ayer por igual contra Castorf y Mortier. En vez de asumir sus responsabilidades, según el sindicato, "ambos se han dedicado a insultar al público y recriminar a los sindicalistas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 30 de junio de 2004