Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Antonio Banderas se convierte en el pícaro Gato con Botas de 'Shrek 2'

La película de animación se estrena hoy en toda España en cerca de 500 salas de cine

Cínico, pícaro y parlanchín se muestra Antonio Banderas en su interpretación del Gato con Botas en Shrek 2, la película de animación de DreamWorks, la productora de Steven Spielberg, que se estrena hoy en España con cerca de 500 copias. "He tenido absoluta libertad para crear el gato. Me he sentido más libre porque cuando pones la voz a un personaje de animación no estás atado a la imagen", indicó Banderas. El actor anunció que va a rodar la segunda parte de El Zorro, que prepara un musical y que dirigirá en España su segunda película, El camino de los ingleses.

Banderas se muestra en Shrek 2 como un irresistible gato español con voz andaluza que parodia otros personajes creados por él. "Se cree que es El zorro y no sabe que El zorro soy yo. Es un manipulador, independiente, capaz de venderse al mejor postor. Es un solitario que se apunta al grupo de Shrek y El Asno porque cree que va a obtener algo de ellos". En España, las voces de esos dos personajes son las del grupo Cruz y Raya, Juan Antonio Muñoz y José Sánchez.

DreamWorks pensó en Antonio Banderas desde que decidieron incluir un gato en la historia, según indicó ayer en el castillo de Manzanares el Real (Madrid), el productor ejecutivo de la película, Jerry Katzenberg, quien confesó que había elegido al actor español cuando le dijeron que en esta segunda entrega había un personaje nuevo, un gato "luchador, divertido aventurero y sexy... Así que llamé a Antonio". Banderas será también la voz del protagonista de la película de El Gato con Botas, que se realizará con el mismo personaje de Shrek 2.

Esta nueva historia del tierno ogro y la princesa Fiona comienza al terminar su luna de miel. Ha llegado la hora de conocer a los padres de ella, los reyes del Reino Muy Muy Lejano, pero los reyes esperaban que Fiona se casara con el Príncipe Encantador y el nuevo yerno no encaja en un reino que es una copia del mundo glamouroso de Beverly Hills. El padre de Fiona envía al Gato con Botas, fiero cazador de ogros, a la caza de Shrek.

La historia del monstruo de la ciénaga no acaba con esta segunda historia, sino que los productores ya están preparando la tercera y cuarta parte. Katzenberg indicó que "cuando nació Shrek se diseñó como una saga épica, pero no las rodamos todas a un tiempo como hicieron con El señor de los anillos. Ahora haremos las dos siguientes juntas, pero no como se hacen las entregas de James Bond, donde en cada película cogen los mismos personajes y los ponen en otra situación. Esto es una historia continua que comienza donde ha finalizado la anterior".

En medio de un calor asfixiante que obligó a los servicios médicos a atender a una reportera y a al joven disfrazado del ogro Shrek, Banderas se mostró "contento" de que en Hollywood hubiesen pensado en él para participar en un proyecto de animación. Y "satisfecho" de tener programada su agenda profesional hasta finales de 2006. En los próximos meses tiene previsto rodar la segunda entrega de El Zorro y luego se trasladará a Broadway para participar en el musical La muerte se va de vacaciones, con el que estará en cartel 10 meses. Está misma semana, el actor va a firmar con Antonio Soler la compra de los derechos del libro El camino de los ingleses para empezar el rodaje en 2006. "Será una producción española con actores desconocidos".

Banderas lleva años sin participar en una película en España y para su vuelta tiene pendiente un proyecto con Pedro Almodóvar, Tarántula, junto a Penélope Cruz. "Hace dos años que llegué a un acuerdo con Almodóvar, pero después sólo he tenido conversaciones mínimas y no me dijo nada específico. Me encantaría trabajar con él, pero no me obsesiona. Si él me llama, sabe que me tiene para esa película", apuntó Banderas. Y añadió que hay otros directores con los que estaría encantado de trabajar, como Alejandro Amenabar y Juanma Bajo Ulloa. Banderas dijo ayer que el dinero no sería un problema para trabajar en España. "No tengo un caché fijo, todo depende del interés del proyecto porque no estoy dispuesto a continuar el ritmo de trabajo que llevé en los últimos años. Quiero trabajar menos y mucho mejor. El dinero para mí en estos momentos es totalmente secundario", declaró el actor, que recibirá el 9 de julio en Málaga la Medalla de Oro de la Academia de Cine.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 30 de junio de 2004