Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La joven cosida a puñaladas en una discoteca durante una fiesta conocía a su agresor

Los padres de la víctima descartan que se trate de un caso de violencia sexista

Verónica Álvarez Pérez, de 25 años, vecina de Alcalá de Henares, continúa hospitalizada en estado muy grave tras haber recibido 15 puñaladas cuando se hallaba, a última hora de la noche del sábado, en la discoteca The Moon, frecuentada por grupos siniestros y situada en el número 21 de la calle de la Aduana, a pocos metros de la Puerta del Sol. La joven fue atacada por un individuo que posteriormente huyó y al que, según dijo la propia víctima antes de desmayarse, ella conocía. Los padres de Verónica descartan, sin embargo, que el agresor tuviera una relación sentimental con su hija.

Verónica Álvarez permanece en la unidad de cuidados intensivos (UCI) del hospital Clínico, donde fue intervenida de urgencia en la madrugada del domingo. Había sido apuñalada al filo de la medianoche por un hombre en la discoteca The Moon, en el número 21 de la calle de la Aduana (Centro). Esa discoteca es frecuentada por jóvenes pertenecientes a la tribu urbana siniestros, un grupo que acostumbra a vestir de negro de los pies a la cabeza. Dos carteles del conjunto musical The Cure a ambos lados de la entrada anunciaban un acto especial por la reciente salida al mercado de su último disco. Unos 400 jóvenes disfrutaban de la fiesta en ese momento.

Según relató ayer el director de sala de la discoteca, Jorge Palma, la joven estaba bailando cuando se abalanzó sobre ella un hombre de 1,70 de estatura, con el pelo castaño y con estética siniestra. Comenzó a apuñalar a la chica usando un estilete o una daga, además de un trozo de cristal de una botella rota.

La joven cayó en el suelo del servicio de mujeres, en medio de un charco de sangre. Las chicas que en esos momentos estaban en los baños intentaron ayudar a la víctima cuando ésta pidió socorro, pero sólo pudieron ver un instante al agresor.

Una hermana de Verónica, que estaba en otra parte del local, no se enteró en ese primer momento de lo que había sucedido. Pero Jorge Palma sí pudo acercarse a la víctima antes de que ésta perdiera el conocimiento. Le dio tiempo a decir: "Conozco al chico. Tengo relación con él". El director de sala llamó al Samur-Protección Civil y a la policía, que mandó varios coches patrulla. El agresor también resultó herido: los agentes encontraron entre la calle de la Aduana y la boca de metro de Sol un reguero de sangre. La policía buscó el arma en los lavabos, pero no la halló.

Hemorragia interna

Los sanitarios del Samur-Protección Civil lograron estabilizar a la joven y la trasladaron al hospital Clínico, donde quedó ingresada con pronóstico muy grave. Verónica llegó al centro con una fuerte hemorragia interna. Los cirujanos tuvieron que extirparle el bazo, restaurarle parte del hígado y suturarle varios cortes que habían afectado al paquete intestinal.

Los padres de la joven se encontraban ayer en el Clínico. Acompañados por otra de sus hijas, matizaron que Verónica "no tiene novio". Visiblemente afectados, aseguraron que su hija "es una chica normal" y que lo sucedido "nada tiene que ver con la violencia contra las mujeres". "Le ha tocado a ella como le podía haber tocado a otra", afirmaron.

The Moon es un local que, desde hace tres años, celebra, hasta la una de la madrugada los viernes y sábados, fiestas de ambiente siniestro. A la 1.30, la discoteca se transforma y abre con ambiente gay.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 28 de junio de 2004