Entrevista:JOSÉ CABALLERO DOMÍNGUEZ | Alcalde de Alcobendas

"Alcobendas tiene que sacar beneficio de la ampliación del aeropuerto de Barajas"

El socialista José Caballero Domínguez es uno de esos alcaldes que se siente muy orgulloso de haber transformado su ciudad, Alcobendas, en dos décadas. Este madrileño nacido en 1942 lleva 21 años al frente del Consistorio y ahora asegura que su municipio va a cambiar en los próximos años de manera extraordinaria. Casado y con cuatro hijos, hace mucho tiempo que dejó su profesión de director comercial.

Pregunta. ¿Cómo se afrontan 21 años al frente del Ayuntamiento?

Respuesta. Siempre con tranquilidad. Y, por imitar al presidente del Gobierno, trabajando, trabajando y trabajando. Hay que tener una buena izquierda, nunca mejor dicho, contemporizar bien, escuchar a la gente, ser muy extrovertido y relacionarse con todos, tanto con los que le votan a uno como con los que le critican.

"La presidenta regional, Esperanza Aguirre, gobierna de espaldas a los ayuntamientos"
"De lo que más se queja la gente es de la falta de aparcamiento, eso da idea de la calidad de vida"

P. ¿Cómo ha cambiado Alcobendas durante este tiempo?

R. Tremendamente. Yo siempre digo que cuando llegué a Alcobendas en el año 1970 sentí como una especie de vacío en algunos aspectos fundamentales. Primero, me había criado en Retiro, por lo que tenía una impronta de lo verde y lo forestal. Luego, había vivido durante más de tres años en París, una ciudad bastante verde. Cuando llegué a Alcobendas sólo había 88 árboles y un pequeño parquecito o jardín público de menos de 3.000 metros cuadrados, lo que me producía una sensación de vacío. Además, a eso hay que añadir que esta ciudad era algo desoladora en materia de deporte. Ahora hay un millón de metros cuadrados de zona verde y cerca de 600.000 metros cuadrados de zona deportiva.

P. ¿Cómo ha marcado su gobierno el haber vivido en París?

R. No teniendo miedo cuando elaboraba propuestas para desarrollar el municipio. Siempre ponía el ejemplo de la Defense de París en el debate de 1966 a 1968 de François Miterrand y los agoreros de la época que decían que era imposible que una zona de sector terciario para albergar oficinas tuviera éxito, porque ya había muchas zonas vacías. Eso lo trasladaba a Alcobendas. Siempre defendía que nuestra posición estratégica y geográfica de la zona norte de Madrid era vital para desarrollar Alcobendas con calidad. La clave estaba en planificar bien el desarrollo de la ciudad, armonizar el crecimiento demográfico y de oferta residencial con los equipamientos suficientes y necesarios. Creo que en eso acertamos ampliamente.

P. ¿Hubiera sido posible el desarrollo de la localidad sin tener una urbanización de lujo como La Moraleja?

R. Probablemente sí, pero desde luego ha ayudado mucho. Si alguna justificación tiene la política de un alcalde, es redistribuir la renta y la riqueza. Administrar por administrar lo puede hacer cualquiera.

P. ¿Cómo se siente un alcalde con un municipio en el que todas las elecciones las gana el PP, salvo las municipales?

R. Insistiendo en que no pierdo la esperanza de que en algunas, además de ganar las municipales, consigamos también las autonómicas o las generales. Espero que sea en las próximas cuando ganemos las tres. Estoy seguro.

P. ¿Cuáles son los proyectos más importantes para el futuro en Alcobendas?

R. Vamos a dar continuidad de manera prioritaria a la promoción de vivienda pública. En septiembre comenzaremos el movimiento de tierras para el desarrollo del proyecto de Fuentelucha, con 4.000 viviendas (3.000 de promoción pública y las 1.000 restantes de precio libre). Continuaremos con Los Carriles, con más viviendas. Además, haremos el nuevo complejo industrial y tecnológico de Valdelacasa, que se ubicará en cerca de un millón de metros cuadrados. Siempre hay que compatibilizar la vivienda con el empleo. Eso irá acompañado de las dotaciones necesarias como zonas deportivas, centros culturales, colegios, institutos... Los inmediatos desarrollos estarán relacionados con las nuevas expectativas que para el desarrollo económico va a generar la nueva terminal de Barajas. A partir de ahora, tenemos que sacar beneficios en Los Escobares y Buena Vista, que son las zonas de influencia de la ampliación del aeropuerto.

P. ¿Y qué negocios irán allí?

R. Todos los centros que corresponden a los servicios que el gran aeropuerto de Madrid va a necesitar desde el punto de vista terciario, comercial y centros de distribución, porque las zonas residenciales las colocaremos en las áreas más próximas a la universidad. En los próximos años se va a triplicar el número de alumnos en la Universidad Pontificia de Comillas y también en la Autónoma, que ya está muy asentada.

P. ¿En qué cifra ha colocado el tope de población?

R. Ahora estamos en 102.000 habitantes. El Plan Ciudad elaborado en 1992 lo fijaba en 120.000 habitantes y creo que es razonable. Ese tope se debe fijar por sus características, por su entorno y por su extensión geográfica. Por ejemplo, ahora mismo el problema del que más se queja la gente es el de la falta de aparcamientos. Eso da idea de la calidad de vida que tienen los ciudadanos.

P. ¿Cómo se consigue tener una ciudad con tanta calidad de vida y tan cuidada?

R. Sobre todo, gastando mucho dinero. Y con una alta exigencia en que los servicios funcionen y en que esa calidad se materialice y se vea en cosas muy sensibles. Por ejemplo, casi 60.000 personas cada semana practican deporte en Alcobendas y hay una larga lista de espera porque nuestras instalaciones no admiten más de los 7.000 abonados que hay ahora.

P. ¿Ve a Alcobendas como subsede de los Juegos Olímpicos de 2012?

R. Deberíamos serlo, pero no sé si el diseño actual de los Juegos Olímpicos va a ser el mismo que el primigenio, porque en éste no entraba Alcobendas.

P. ¿Qué supondrá el metronorte para su municipio?

R. Primero, un medio más de descongestionarnos los gravísimos problemas que hoy nos afectan por la tardanza y la falta de visión que ha tenido el anterior Gobierno con la autovía de Burgos (A-1). Llevamos mucho tiempo reclamando la necesidad de que esta vía tenga una plataforma de transporte público. Nunca se nos ha hecho caso y ahora todo el mundo es consciente del gran problema que existe en la A-1. Además, los ejes radiales de pago, como la R-1, no lo resuelven.

P. ¿Cree que la presidenta del Gobierno regional, Esperanza Aguirre, cumplirá los plazos de metronorte?

R. Los vecinos de Alcobendas vamos a tener inmediatamente la capacidad de comprobarlo. El primer compromiso de Aguirre es empezar las obras en octubre de 2004 para que esté terminado en abril de 2007. Si en octubre de este año no empieza, la promesa no se cumplirá, y la crítica será entonces dura.

P. ¿Cómo son las relaciones con Aguirre?

R. Son. Todavía no he tenido oportunidad de reunirme con ella en su condición de presidenta. Simplemente nos hemos cruzado unas brevísimas palabras cuando vino a la inauguración de una residencia de mayores privada. Estoy esperando porque tengo pedida una reunión con ella.

P. ¿Cree entonces que está gobernando de espaldas a los ayuntamientos?

R. De momento parece que sí, porque ya ha pasado el tiempo suficiente para que hubiésemos tenido algunas cumbres que posibilitasen establecer una estrategia conjunta de la Comunidad de Madrid. Es de poca visión política encerrarse en la Puerta del Sol o sólo salir para ser seguido por la televisión oficial de la Comunidad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 26 de junio de 2004.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50