Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

'Mauthausen 90.009' relata la vida de Antonio Muñoz Zamora, un superviviente del nazismo

Sus biógrafos Enmanuel Camacho y Ana Torregrosa le definen como un "héroe anónimo"

Mauthausen 90.009 es la historia del siglo XX narrada a partir de las vicisitudes que marcaron la vida de Antonio Muñoz Zamora, luchador republicano en España, resistente en Francia y superviviente del exterminio nazi, que lo numeró con un capicúa. Muñoz Zamora sobrevivió a sucesivas barbaries con la obsesión de airearlas para evitar futuras repeticiones. Los periodistas Enmanuel Camacho y Ana Torregrosa, autores de la biografía, le definieron como "un héroe anónimo" que, junto a 7.000 españoles muertos en Mauthausen, debería figurar en los libros de Historia.

El almeriense Antonio Muñoz Zamora falseó su edad para alistarse en el Ejército con 16 años y defender el ideario republicano español frente a las tropas sublevadas. Desde entonces hasta que falleció el 8 de octubre de 2003 en su ciudad natal, su vida fue una sucesión de episodios terribles en favor de la libertad enmarcados en los acontecimientos históricos que sacudieron Europa en el siglo pasado: la Guerra Civil, la II Guerra Mundial, el nazismo y la dictadura franquista.

Muñoz Zamora luchó en España y en Francia, a pesar de que sus primeros contactos en este país fueron con sucesivos campos en los que encerraron a miles de refugiados españoles que huyeron del triunfo franquista. La razón de su constante pelea la explicó ayer la periodista Ana Torregrosa, coautora del libro Mauthausen 90.009 junto a Enmanuel Camacho sobre la vida del republicano almeriense: "Conjugaba virtudes insólitas como la ausencia de rencor con el compromiso insobornable con la solidaridad". "Él creía que luchar contra el nazismo era luchar contra Franco", destacó su compañero.

De la resistencia ante la ocupación alemana en Francia pasó a varios campos de concentración, como Dachau y, finalmente, Mauthausen, donde le numeraron como el 90.009, que recuerdan los autores de su biografía en el título de la obra, prologada por Santiago Carrillo y editada por el Centro Andaluz del Libro. Torregrosa (Albox, Almería, 1972) y Camacho (Huelva, 1976) invirtieron cuatro meses en recopilar toda la información, relatada por el propio protagonista.

Durante la presentación de la biografía en Sevilla, Camacho rindió tributo a los 7.000 españoles -de ellos, 1.100 eran andaluces- fallecidos en Mauthausen, una factoría de exterminio humano a la que Muñoz Zamora sobrevivió, entre otras razones, por la capacidad de organización interna que mostraron los republicanos españoles para ocupar los mejores puestos y arroparse. "Tendemos a creer que la historia la hacen líderes relevantes que estudiamos, pero existe una masa anónima de gestas heroicas, Antonio Muñoz fue uno de esos héroes anónimos al que tuvimos el privilegio de conocer", indicó la periodista almeriense. Muñoz Zamora figura en una instantánea captada el día de la liberación del campo nazi por las tropas aliadas mirando de refilón a la cámara, sonriente, con el cuerpo enflaquecido por el maltrato. Una pancarta, en castellano, da la bienvenida a los liberadores de parte de los republicanos españoles que aún seguían vivos, los mismos que se juraron airear a los cuatro vientos lo que allí había ocurrido y alertar sobre los riesgos del fascismo.

Lejos de desvincularse del compromiso que le condujo a las puertas de la muerte en varias ocasiones, Muñoz Zamora regresó en 1963 a España para fundar en la clandestinidad el partido comunista en su provincia y, una vez más, ser encarcelado. "Creo que este hombre estuvo luchando hasta que su corazón dejó de latir", subrayó ayer Enrique Cervera, el portavoz del Gobierno andaluz, que presentó la obra.

Cervera explicó que el libro narra el "horror" del régimen nazi pero que incluye pinceladas de humor aportadas por un "personaje que nunca abandonó el optimismo". La tercera cualidad que destacó fue el "honor de un hombre íntegro, un héroe modesto que tiene que servirnos de recordatorio".

Sobre el papel histórico de luchadores anónimos como Muñoz Zamora abundaron los autores del libro. Enmanuel Camacho lamentó la falta de "referencias a la historia de los españoles en los campos nazis" y reclamó que se incluya en libros de texto. "Es el momento de que la historia la escriban sus verdaderos protagonistas", pidió Ana Torregrosa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 26 de junio de 2004