Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

B. B. King inicia una gira por España con Raimundo Amador y Dr. John

El genial guitarrista reivindica la comunicación por la música sin fronteras de estilos

El B. B. King Blues Festival, que esta noche se celebra en la plaza de toros de Valencia, abre una gira que seguirá por Granada, San Javier, Madrid, León y Zaragoza y concluirá el día 2 de julio en Barcelona. A pesar de las diferencias estilísticas con Dr. John y Raimundo Amador, que le acompañan en la gira, B. B. King dijo ayer que cuando tocan juntos hay como "un pellizco" que hace que se produzca la comunicación. Más que reivindicativa, este gigante de la guitarra describió el blues como una música basada "en el respeto" y que "viene del corazón".

Raimundo Amador, que compareció en la rueda de prensa junto a B. B. King y Dr. John, coincidió con el genial guitarrista de Indianola (Misisipí) en que "el blues, como el flamenco, se basa en el respeto, el sentimiento y el corazón". Después reconoció que no veía a B. B. King desde 1999, pero aseguró que eso no era un problema para tocar de nuevo juntos, colocando una mano en el corazón. Amador es "el amigo español número uno" de B. B. King. Éste y Dr. John, cuyos nombres de pila son Riley B. King y Malcolm J. Rebenack, acababan de llegar al Palau de la Música de Valencia tras un largo vuelo Las Vegas-Nueva York-París-Barcelona. Con esa aureola aérea, el guitarrista manifestó que "la música es como el aire" cuando se le inquirió sobre la pervivencia del blues. "Hay gente joven que hace florecer música escrita hace siglos. Llega con ideas propias y frescas, y mantiene esa música viva durante años".

Cansado pero de excelente humor, B. B. King hizo diversas alusiones a la juventud de sus acompañantes, incluido Dr. John, que nació en Nueva Orleans en 1944. El maestro de guitarristas, que colecciona grammies y recibió recientemente el premio de la Royal Swedish Academy of Music, cumplirá 80 años en 2005. Sin embargo, basta consultar su página web para comprobar que sólo en 2004 lleva ofrecidos ya más de 50 conciertos.

La secuencia de la gira española tampoco está mal: hoy, en Valencia; mañana, en Granada; al día siguiente, en San Javier; el lunes, en Madrid; un día después, en León; en Zaragoza, el 1 de julio, y concluye su gira española en Barcelona un día más tarde. Cómo aguanta este ritmo es la pregunta que surge una y otra vez. "Tengo un trabajo que me gusta, que me da la oportunidad de conocer y hacer muchos amigos, y también me gusta comer. El secreto está en disfrutar de todo eso", vino a resumir el casi octogenario músico, no tan orondo como en otras épocas, mientras sonreía tocándose el vientre. Recordó que en Estados Unidos se dice que "si cantas el blues, no comes". Pero B. B. King, músico genial reconocido entre los mejores guitarristas de todos los tiempos, atestigua que los músicos de blues han aprendido que "también tienen que comer. Esto, además, es un negocio", reconoció, "y yo no soy un buen hombre de negocios, pero mi padre me enseñó que si tú no sabes hacerlo, alguien lo sabe", sentenció, sonriendo a su mánager.

En el B. B. King Blues Festival habrá tres generaciones de músicos de blues en escena, con Raimundo Amador como artista invitado. El festival estará planteado como una sucesión de shows "no muy largos, a la americana", según informó el promotor Julio Martí, que empezarán con la introducción de un grupo leonés, al que seguirá la cantante Shemekia Copeland, hija del guitarrista de blues Johnny Copeland. Dr. John actuará después e invitará a acompañarle a su joven predecesora, a quien ha producido el último álbum. Seguirá una hora y media de B. B. King, el momento de escuchar clásicos como How blue can you get, Everyday I have the blues o Why I sing the blues, y culminará como una jam session con la participación de todos.

Quiso B. B. King arrinconar el tópico cuando ayer subrayó que "el blues no es estar siempre triste". Afirmó que también le gusta "ver a la gente mover el cuerpo", y recordó que existe el boogie, mirando de soslayo a Dr. John. Y es que este formidable pianista de Nueva Orleans es un maestro del boogie, de la cara más festiva del blues, pero también capaz de concebirlo e interpretarlo denso y profundo. "Dr. John ha escrito maravillosas canciones", recordó la estrella del festival. Cuando a Dr. John se le preguntó por su reciente colaboración con algunos músicos del brit pop, el pianista sentenció: "Sólo hay dos clases de música, la buena y la mala, y B. B. King es un killer", un fuera de serie.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 23 de junio de 2004