Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

CCOO abre su congreso culpando al Gobierno de desdeñar el diálogo social

Onaindi abre el congreso de la central censurando la intervención oficial en los conflictos

El sindicato CC OO abrió ayer su octavo congreso en Euskadi con duras críticas contra el Gobierno vasco, al que acusó de tener un "compromiso cero" con el diálogo social. El secretario general saliente y candidato a la reelección, Josu Onaindi, criticó que el Ejecutivo intervenga en los conflictos laborales mediante laudos de obligado cumplimiento, como ha sucedido en varios de los últimos conflictos. "No creo que haya un sitio del Estado español en el que haya más", enfatizó. Comisiones Obreras finalizará hoy su congreso con la reelección de Onaindi y, si no hay sorpresas, una única candidatura a la nueva ejecutiva, que renovará a más de un tercio de sus 29 miembros.

Un total de 479 delegados, en representación de los 68.000 afiliados de la central, participan en el cónclave, que servirá además para aprobar la separación formal de la organización navarra, "una decisión absolutamente natural", dijo Onaindi, que busca responder a la "nueva realidad social que ya estaba ahí".

El secretario general aprovechó la presentación del informe de la ejecutiva saliente para situar en el mismo plano al Gobierno y a los empresarios por su "compromiso cero" con el diálogo social, del que recalcó que "es más que una foto. Es una fórmula para buscar soluciones a los problemas de los trabajadores".

Onaindi enfatizó que el diálogo social requiere "coraje y ganas" y reprochó al Gobierno que "no ha tenido narices para hacerlo". Se mostró muy crítico además con las intervenciones que ha realizado en los últimos meses el Ejecutivo en conflictos de larga duración, resueltos con un laudo de cumplimiento obligatorio. "Se deja que se pudran los conflictos para luego pedir la intervención de la Administración. No creo que haya un sitio del Estado español en el que haya más intervenciones del Gobierno que en éste. Llevamos una detrás de otra", resaltó, una censura que coincide con la postura de otros sindicatos vascos.

El líder de CCOO-Euskadi agregó que tanto las organizaciones empresariales como el lehendakari, Juan José Ibarretxe, alaban el diálogo social, pero "su compromiso es cero. Que tengan el coraje de afrontar la negociación colectiva y el diálogo social".

Onaindi aseguró que Euskadi "no es un Edén" y citó los problemas de "precariedad" o la situación del sector naval, para el que pidió una solución porque es " los que nos queda de la Margen Izquierda". Llamó a establecer un "compromiso" con lo que "ha sido nuestra historia".

El secretario general defendió la labor de Comisiones en la negociación colectiva y precisó que no pretenden "perpetuar" los convenios de eficacia limitada, muchos de los cuales, recordó, han sido respaldados luego por la mayoría de los trabajadores. En su informe abordó la cuestión de las deslocalizaciones, que, según su análisis, no se debe a los costes salariales, sino a la falta de empresarios que "apuesten por crear empresas con futuro" porque tienen "intereses especulativos".

En el congreso, al que acudieron representantes de otros sindicatos y de partidos como el secretario general de los socialistas vascos, Patxi López, o el líder de IU-EB y consejero de Vivienda, Javier Madrazo, intervino con anterioridad la portavoz del Gobierno, Miren Azkarate, quien defendió la acción del Ejecutivo en el diálogo social. "El Gobierno [lo] defiende y practica", afirmó y aludió a los órganos de encuentro como el CRL o el CES.

Azkarate reiteró que el Gobierno respeta a las partes en los conflictos laborales y "garantiza" el derecho de la huelga, pero justificó las intervenciones para "defender los derechos de los ciudadanos".

El congreso de CC OO comenzó a estudiar la composición de la nueva ejecutiva, que, salvo sorpresa mayúscula, será consensuada y habrá una única lista. El plazo para la presentación de candidaturas termina esta mañana a las 10. Al cierre de esta edición, no se presentado ninguna distinta a la que encabeza Onaindi, quien accedió al cargo hace cuatro años tras un tumultuoso congreso que supuso la salida del anterior secretario general, Santiago Bengoa. Onaindi ha asegurado que se renovará a un tercio de los 29 componentes y que aglutinará las diferentes sensibilidades.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de junio de 2004