Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lluís Pasqual quiere ser "el ama de llaves" del Arriaga

Lluís Pasqual (Reus, 1953) será el asesor artístico del Teatro Arriaga de Bilbao durante los tres próximos años, con cuatro meses anuales de dedicación plena y unas funciones que abarcarán desde la coproducción de su proyecto de Hamlet y La tempestad a la formación de profesionales de la escena y un ambicioso proyecto para llevar el teatro a la educación. Pasqual afirmó ayer en Bilbao que aspira a ser "el ama de llaves que lo controla todo" en el teatro, tras ver aprobada su contratación por unanimidad en el Consejo de Administración del Arriaga.

Pasqual explicó que los ensayos de Hamlet y La tempestad, "una reflexión sobre la violencia armada", no comenzarán hasta octubre de 2005. El director reclamó tiempo para repensar la versión de ambas obras de Shakespeare, que presentará en la capital vizcaína tras renunciar a montarla para el Fòrum de Barcelona por los recortes presupuestarios. "Será un proyecto distinto", señaló. "No podría empezar mañana. La figura del terrorista me preocupa desde hace tiempo, pero aquí tiene una toma de tierra diferente".

El nuevo responsable artístico del Arriaga, de propiedad municipal, mostró su interés por seguir contando con el actor Eduard Fernández como protagonista, pero no sabe si sus compromisos profesionales se lo permitirán.

El proyecto contaba en Barcelona con un presupuesto de 600.000 euros. Pasqual no adelantó la cantidad necesaria para montar Hamlet y La tempestad en un espectáculo único, pero señaló que será una coproducción con dos teatros españoles y un festival internacional. "Compartiremos responsabilidades y gastos", puntualizó. Fuentes del consejo del Arriaga señalaron que el Teatro Español de Madrid y el Teatre de la Generalitat de Valencia entraban en la coproducción.

Pasqual afirmó que desea recuperar la "aventura y la emoción de producir teatro" en una ciudad que no sufre los problemas de los grandes centros de Madrid y Barcelona, y anunció que la seña de identidad de su trabajo será "una relación no convencional con el público".

Después de abordar en su primer año Hamlet y La tempestad, Pasqual asumirá en el segundo un plan para acercar el teatro a la educación. En paralelo, la producción teatral servirá para formar directores y otros profesionales a la sombra del nuevo asesor artístico.

Pasqual recibirá cerca de 48.000 euros anuales por su dedicación al Teatro Arriaga.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de junio de 2004