Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Elecciones Europeas

El PP es el partido que más sube con la abstención

Los populares crecen casi cuatro puntos con la peor participación de la historia, que deja al PSOE igual que el 14-M

Las elecciones con la mayor abstención de la historia de España (54,06%) sólo dejaron a un partido en claro ascenso, el PP, que subió casi cuatro puntos en porcentaje de voto respecto a las elecciones del 14 de marzo pasado. El resto de las formaciones políticas perdió puestos, salvo el PSOE, que mantuvo prácticamente intacto su apoyo (apenas experimentó un crecimiento de siete centésimas), y el PNV, que se presentaba en coalición con CiU y BNG y que en Euskadi cosechó un punto y medio más que en las elecciones generales del pasado marzo. Todos los partidos perdieron en número de votos, pero en la pugna entre PP y PSOE quienes más sufragios se dejaron por culpa de la baja participación fueron los socialistas, más de 4,4 millones de papeletas.

Apenas tres meses después de las elecciones del 14 de marzo, en las que participaron el 75% de los ciudadanos llamados a las urnas, más de la mitad del electorado optó por la abstención en los comicios del domingo pasado.

El 13 de junio se quedaron sin votar 9,7 millones de ciudadanos que sí acudieron a las urnas el 14 de marzo. Y de esos millones de abstencionistas en el 13-J, más del 75% votaron el 14-M a PP y PSOE.

En ese cómputo, el gran perjudicado fue el partido de José Luis Rodríguez Zapatero, que perdió casi el 40% de los votos cosechados en las elecciones generales, mientras que la formación que dirige Mariano Rajoy se dejó el 35,3%.

La abstención fue mayor en las comunidades más pobladas (Cataluña y Andalucía) donde gobierna el PSOE, que se acercaron al 60%, mientras que las autonomías con más habitantes donde manda el PP (Madrid y Comunidad Valenciana) la participación superó por poco el 50%.

Mientras que Galicia, un granero de votos del Partido Popular, fue una de las comunidades más abstencionistas en las elecciones generales del 14 de marzo, en el 13-J dejó ese puesto a Cataluña, una de las principales bolsas de voto socialista en las elecciones generales.

En la comparación de los resultados por autonomías en porcentaje de voto con respecto a lo ocurrido hace sólo tres meses, el PP logra un aumento en todas las comunidades (especialmente significativo en Navarra, Madrid y Castilla y León). Mientras, el PSOE sube en diez autonomías, pero experimenta leves descensos en otras siete (Galicia, Castilla y León, La Rioja, Madrid, Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana y Baleares).

Conjeturas

El secretario de Organización del PSOE, José Blanco, opinó ayer que si las elecciones al Parlamento Europeo hubieran registrado la misma participación que los comicios generales del 14-M, que rozó el 80%, por una simple progresión matemática la distancia del PSOE sobre el PP "hubiera sido superior a los ocho puntos" y no de sólo dos. Blanco consideró ayer que la victoria socialista tiene más mérito si se considera la baja participación que se registró en las elecciones y que, según su análisis, perjudicó a las formaciones de izquierdas.

El Partido Popular hace una lectura diferente de los datos y recuerda que si los resultados del 13-J se hubieran producido el 14 de marzo, ellos se habrían quedado a sólo un escaño del PSOE (160 frente a 161).

La abstención de las elecciones europeas dejó especialmente maltrecha a Coalición Canaria, mientras que los dos partidos nacionales, PP y PSOE, gozaron en las islas de significativos aumentos superiores al 4%.

A Izquierda Unida le fue mal en toda España, salvó en Aragón y Cataluña. Los malos resultados de la coalición, a la que la abstención llevó hasta los peores registros de su historia, han abierto una crisis de desenlace incierto. En noviembre o diciembre celebrarán una asamblea extraordinaria. El coordinador general de IU, Gaspar Llamazares, se ha comprometido a seguir al frente de la formación hasta la celebración de esa asamblea.

El Bloque Nacionalista Galego experimentó una leve subida respecto al 14-M (un punto y cuatro centésimas), aunque sus registros fueron muy inferiores a los cosechados en las elecciones europeas de 1999 (nueve puntos menos). Mientras, CiU continúa su caída libre en Cataluña. Su alianza con el PNV y el BNG para competir por los escaños del Parlamento Europeo le ha llevado al tercer lugar, por detrás del Partido Popular.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de junio de 2004