TEATRO

Cómicos de medio mundo se dan cita en el Alfil

La risa es universal, por eso las seis compañías de varios países que se han dado cita en la décima edición del Festival Internacional de Humor hablan distinta lengua pero se entienden con el público. Hasta el próximo sábado, el teatro Alfil propone un menú desternillante con el objetivo de "ampliar la oferta cultural, dirigirse a un mayor número de espectadores e incluso proponer espectáculos dirigidos a un público familiar", apunta un portavoz de la compañía Yllana, organizadora del festival y gestora del teatro Alfil.

Las compañías participantes llegan de todas partes del mundo. Hoy, los catalanes Cane Mondo muestran su mala uva en Querer y no poder para criticar lo absurdo del comportamiento humano. Esta tragicomedia está confeccionada con situaciones independientes que van relacionándose entre sí "creando un juego rico en matices e interpretaciones", al decir de los miembros del grupo, que utilizan el humor "con trampa, para provocar una reflexión catártica sobre las glorias y las miserias del hombre actual".

Los "payasos más odiados por las madres italianas", según se autodefinen los integrantes de Tony Clifton Circus, actúan mañana en el Alfil. A través del montaje Hula Doll, los artistas italianos también ponen en escena la rareza, la anomalía. "Sus espectáculos son verdaderos experimentos de comicidad extrema o extremismo cómico, en los cuales mezclan la demencia más elemental con la sutil elegancia poética", afirman los organizadores de la cita internacional.

El artista francés Inmo se alía con el estadounidense Michael Menes para presentar el espectáculo Jo, qué noche el viernes. El primero narra historias aderezadas con números musicales y sorprendentes malabares, mientras que Menes combina contorsionismo con impactos visuales y divertidos.

Y el cómico gallego Javier Veiga cierra la X edición del Festival Internacional de Humor, el sábado, con el montaje Tonto el que lo lea, que es la recopilación de monólogos e improvisaciones en las que el artista reflexiona sobre los problemas que más preocupan al ser humano.

"Se trata de un espectáculo de humor tonto contado por un tonto al que la expresión humor inteligente le parece un invento estúpido de los intelectuales de la risa", comenta el propio Veiga, que ya pasó hace unos meses por el teatro Alfil dejando atrás una estela de éxito.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La Comunidad de Madrid, a través de la Dirección General de Promoción Cultural, ha patrocinado este festival con la aportación de 30.000 euros.

X Festival Internacional de Humor. Hasta el próximo sábado, en el teatro Alfil (Pez, 10; teléfono 91 521 58 27). Todas las actuaciones son a las 23.00.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS