Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía detiene a dos jóvenes por la muerte de un menor en una feria de Sevilla

El Colegio Salesianos de Alcalá de Guadaira (Sevilla) suspendió ayer sus clases para asistir al funeral por la muerte de uno de sus alumnos, Alberto P. L, de 15 años, quien recibió una puñalada mortal en el tórax el domingo por la mañana. Su agresor, David B. P, de 20 años, fue detenido 19 horas después junto a su novia, Verónica P. G., de 19 años, en un municipio cercano, Castilleja de la Cuesta. Una mala mirada entre los dos jóvenes hacia las cuatro de la mañana, según miembros del Cuerpo Nacional de Policía, fue el desencadenante de una reyerta tres horas después, a las siete de la mañana, dentro del recinto ferial de la localidad alcalareña.

Alberto P. L hirió primero a David B. P con su navaja. Después, los dos chicos forcejearon algunos instantes y el arma acabó en las manos de David B. P, quien apuñaló una sola vez en el pecho a Alberto P. L. El menor murió a las 7.10 de la mañana cuando era trasladado por una ambulancia de la Cruz Roja a un centro sanitario.

El menor había acudido al recinto ferial de Alcalá de Guadaira con uno de sus dos hermanos y con varios amigos. Hacia las cuatro de la mañana, según la policía, Alberto P. L discutió en una caseta con el joven de Castilleja de la Cuesta David B. P, que se encontraba con su novia.

Los amigos de Alberto y la novia de David lograron separarles, aunque la casualidad hizo que los dos jóvenes se encontrasen en el cruce de una de las calles del recinto cuatro horas después, cuando las casetas habían quitado la música, estaban cerrando y la gente abandonaba el recinto ferial en su último día de fiesta. Los dos jóvenes, según la policía, reanudaron la discusión que habían tenido horas antes y que se había originado "por una mala mirada".

El menor fallecido sacó una navaja del pantalón y apuñaló a David B. P levemente en el pecho. Éste consiguió arrebatarle el arma y le apuñaló en el pecho. Después huyó aunque dejó abandonada su camisa manchada de sangre en un parque cercano. La policía buscó ayer, sin éxito, el arma homicida.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 8 de junio de 2004