Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Elecciones Europeas

El PSOE dice que los populares quieren ser fuertes en Europa "para romperla"

Talavera de la Reina

Los socialistas echaron ayer toda la carne en el asador en el intento de convencer a los ciudadanos de que si el PP "es fuerte en Europa", como dice su lema de campaña, toda una suerte de males y desgracias caerán sobre ella y también sobre España. El cabeza de lista del PSOE, José Borrell, recordó que los populares están "muy orgullosos" de lo que hizo José María Aznar y por eso deducen todo lo que sigue: "El PP quiere ser fuerte en Europa para romperla y ponerla sumisa ante Bush y, quizá, para llevarnos a Irak". También, a juicio de Borrell, si los partidos "antieuropeos", y citó al PP, ganan en Europa "España será débil".

El discurso contra la guerra fue atizado ayer por Borrell con intensidad en un mitin en Talavera de la Reina (Toledo) que entusiasmó a los militantes y simpatizantes socialistas que arroparon al candidato, así como al presidente de la comunidad, José María Barreda, que acudió al acto con otros consejeros de Castilla-La Mancha. "No nos cansemos de votar, las elecciones europeas son nuestras, no son ajenas ni lejanas y aquí, en esta comunidad, hemos recibido mucha solidaridad de Europa", recordó Barreda, que jaleó la "brillantez" y capacidad de Borrell.

En efecto, Borrell recibe en todos los actos a los que va muestras de gran simpatía y reconocimiento a sus parlamentos, sobre lo que debe ser Europa tanto en el terreno político como en el social, económico y militar.

Pero quizás las explicaciones más celebradas fueron las de la guerra y su punto de vista sobre cómo se combate al terrorismo internacional. "Bombardear pueblos, aunque sea con uniforme, es también terrorismo", proclamó el candidato. "No nos libraremos en el mundo del terrorismo si no conseguimos que las masas árabes puedan cenar cada noche".

Doce logros

Pero no sólo la actividad del PSOE se centra en los mítines que protagoniza José Borrell y el propio José Luis Rodríguez Zapatero. La mayoría de los barones del PSOE, desde luego el presidente del partido, Manuel Chaves, y los ministros tienen actos durante toda esta semana en capitales de provincia para mover el voto. Además, toda la organización recibió ayer nuevas consignas. En un documento, firmado por la Comisión Ejecutiva Federal y titulado Los cumplimientos del Gobierno", se enumeran doce medidas tomadas por el Ejecutivo que preside Rodríguez Zapatero y que todos los cuadros medios del partido y todos los cargos públicos tienen la obligación de difundir. Comienza por el regreso de las tropas de Irak y continúa con la nueva política exterior para encauzarla "hacia una mayor implicación en el núcleo central de la construcción de la Unión Europea".

Se incluye como cumplimiento la reunión del Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo después de "catorce meses sin reunirse". La creación del Mando Unificado y del Centro Nacional de Coordinación Contra el Terrorismo es otra de las medidas, así como "la recuperación del diálogo con las comunidades autónomas". La ley integral que ataca la violencia contra las mujeres, el aumento del 17% del presupuesto destinado a becas, la subida del salario mínimo interprofesional a 490 euros mensuales y la dotación de 3.700 millones de euros para el Fondo de Reserva de la Seguridad Social, son otras de las medidas que los socialistas deben explicar según mandato de su ejecutiva federal.

Junto a los "logros" se incluye una retahíla de críticas al PP por continuar "con la mentira" para hacer oposición al decir sus líderes que el Gobierno de Zapatero "sólo ofrece incumplimientos y descoordinación". "Pese a que la mentira está en la raíz del fracaso del PP, siguen utilizándola como única herramienta para hacer política", dice este documento, muy en línea a lo que el día anterior dijo el propio Zapatero en un mitin en Sevilla cuando exclamó: "No escarmientan, y si continúan así pasarán muchos años en la oposición".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 8 de junio de 2004