Las reservas hoteleras en julio y agosto caen un 10% en Alicante

El año no empezó bien, la Semana Santa fue floja debido al mal tiempo y la temporada alta (julio y agosto), a tenor de las reservas, se presume escasa. Los hoteleros de Alicante están preocupados por la merma de reservas de plazas para los meses estivales, aunque por la experiencia de otros años -a última hora mejora la situación- todavía no se ha encendido la luz de la alarma en el sector.El índice de reservas en los hoteles de la provincia de Alicante para los meses de julio y agosto se sitúa entre el 30% y el 40%, los que supone cerca de casi diez puntos menos que la media de los últimos años, informó ayer a Efe la portavoz de la Asociación Provincial de Hoteles (APHA), Cristina Rodes.

La responsable de la patronal hotelera alicantina, que agrupa a los establecimientos de la provincia a excepción del entorno de Benidorm, explicó que esta tasa de ocupación a falta de un mes para el comienzo de julio es la "más baja" en años. A pesar de que Alicante es un destino donde tradicionalmente las reservas se suelen aplazar hasta última hora por parte de los turistas, Rodes explicó que a estas alturas de la primavera suelen haber recibido solicitudes para cerca de la mitad de las camas disponibles los meses centrales del verano.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS