Una avería en la línea 1 de metro deja a los viajeros atrapados 25 minutos en un túnel

Un convoy de la línea 1 del metro fue desalojado ayer por la mañana en la estación de Antón Martín tras sufrir una avería y quedar atrapado durante 25 minutos en el túnel poco antes de entrar a la parada, lo que ocasionó la suspensión del servicio en dirección a Plaza de Castilla.

Según informaron a Efe fuentes de Metro, a las 9.50 el tren quedó detenido en el túnel entre las estaciones de Atocha y Antón Martín por una avería en la tracción, mecanismo que transmite la fuerza eléctrica de la catenaria a las ruedas. Pasajeros del convoy contaron que el conductor intentó varias veces arrancar el tren sin éxito y después atravesó el convoy hacia el último vagón explicando a los viajeros que había una avería, mientras en los vagones se colaba "un preocupante olor a quemado".

Metro explicó que en cuanto se detecta un problema en la tracción el tren se para, y que en este caso hubo que mandar la maquinaria de otro convoy para empujar el averiado hasta Antón Martín, donde se procedió al desalojo de pasajeros. Uno de ellos contestó al "este tren no admite viajeros" de la megafonía con un irritado "ni yo admito a este tren".

Durante los 25 minutos que el convoy permaneció detenido, desde las 9.50 hasta las 10.15, el servicio de la línea 1 en dirección a Plaza de Castilla quedó suspendido, pero recobró las frecuencias habituales en cuanto el tren averiado fue retirado de las vías.

Intercomunicadores

Por otra parte, un portavoz de CC OO de Metro afirmó ayer que la avería que existía en el sistema de comunicación interna de la línea 3 se ha resuelto y el servicio, que no se llegó a interrumpir, se ofrece en las condiciones de seguridad que dicta la norma. Pero denunció que a los conductores que en un principio se negaron a llevar los trenes sin el preceptivo intercomunicador -averiado, al parecer, por las obras de remodelación de las estaciones de la línea 3- "se les ha abierto expediente".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La representante del sindicato, Alicia Portillo, señaló que, "a pesar de las presiones", al menos tres conductores no acataron la orden de la compañía de mantener el servicio "incomunicados" entre estaciones. "Las normas de seguridad señalan que en esas condiciones no pueden circular los trenes, y así lo ha estipulado también la Inspección de Trabajo", agregó Portillo.

Los teléfonos de los vagones y los intercomunicadores que llevan los jefes de circulación dejaron de funcionar, según dijo Metro al sindicato, por un corte involuntario en los cables mientras se llevaban a cabo las obras de remodelación. Los radioteléfonos son "el único medio que existe para que el conductor pueda comunicarse en marcha en los túneles con el puesto de mando", subrayó la portavoz de CC OO.

La dirección de Metro tachó de "irresponsable" la denuncia del sindicato y lo acusó de intentar crear "alarma" y "psicosis" entre los usuarios.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS