Las empresas españolas asumen su mala imagen en Latinoamérica

Las grandes empresas españolas presentes en Latinoamérica renovaron su optimismo por la incipiente recuperación económica de la región, que estiman crecerá entre un 3% y un 4% este año. Eso sí, reconocieron que tienen que resolver el problema de la imagen negativa que las inversiones españolas poseen en vastos sectores de la población latinoamericana, algo que es "un verdadero lastre", según advirtieron empresarios y expertos convocados ayer por el Instituto de Empresa al seminario Internacionalización de Empresas en América Latina: balance y perspectivas.

Los representantes de BBVA, Endesa, Telefónica y Grupo Santander aprovecharon para reclamar un "mayor protagonismo de España" en el diseño de las políticas públicas de la región, a través de organismos internacionales de crédito como el Fondo Monetario Internacional o el Banco Mundial.

En el apartado de los aspectos positivos, los empresarios destacaron la capacidad para "sortear airosamente" la crisis económica que se abatió sobre la región a finales de 2001. La crisis ha sido superada, de acuerdo a la totalidad de las estimaciones presentadas, ya que la economía de América Latina crecerá al menos un 3% durante 2004.

Antonio Cortina, subdirector del Servicio de Estudios del SCH, fue contundente en su sentencia: "Latinoamérica se suma definitivamente a la recuperación mundial". Pero los daños que ha dejado el vendaval han sido importantes.

Ángel Alloza, director de Reputación Corporativa del BBVA, afirmó que "el comportamiento de las empresas no estuvo a la altura de lo esperado, ya que los latinoamericanos acabaron viendo en las compañías matices de enriquecimiento rápido, de cierta corrupción y de prácticas monopolísticas".

Alloza sostuvo que la imagen de las grandes empresas españolas en América Latina ha quedado atada a "cierto espíritu de reconquista ligado a la leyenda negra", algo que debe ser revertido de inmediato y para lo que no bastan las "simples acciones de filantropía", como patrocinar muestras de arte y otros eventos culturales.

Empresa local

Por su parte, Rafael Fernández de Alarcón, representante de Telefónica, aseguró que "España no puede permitirse el lujo de soportar un mal ambiente en torno a una apuesta económica tan grande". Según Fernández de Alarcón, la apuesta de Telefónica para sortear el problema de la imagen consiste en que "los latinoamericanos no vean a la compañía como una empresa española, sino como una empresa local".

Respecto a las expectativas a futuro en determinados países, la mayoría de los analistas coincidió en señalar a México y a Chile como ejemplos a seguir en la región, mientras que Argentina y Venezuela son los países que más incógnitas plantean. Argentina, en particular, volvió a llevarse la palma en el rubro de falta o ausencia total de seguridad jurídica.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS