Las playas de Málaga han perdido el 75% de arena en los últimos 30 años

Los procesos de urbanización de las últimas décadas han tenido un efecto muy pernicioso sobre el litoral de la provincia de Málaga, que en los últimos 33 años ha perdido el 75% de los aportes de sedimentos que recibía de los cauces fluviales, según un estudio realizado por la Academia Malagueña de Ciencias, en el que se constata además que más de las dos terceras partes de la costa es suelo urbanizado o o urbanizable.

"Se ha roto el equilibrio natural entre lo que el mar se llevaba y los aportes de áridos que recibía de los arroyos, algo de lo que ya hay que olvidarse", lamentó el coordinador del estudio, el doctor José Ángel Carrera Morales.

Además, las medidas adoptadas para proteger las construcciones del mar, han roto también el flujo natural de las corrientes -por ejemplo, la disposición del paseo marítimo de Rincón de la Victoria hizo que este actuara de represa para las aguas desbordadas de los arroyos que se encontraron un obstáculo para llegar al mar-. Pero no sólo es el proceso urbanizador en la propia costa el responsable máximo del desequilibrio. Los encauzamientos de los arroyos, y los embalses han reducido notablemente el aporte de sedimentos a las playas, que se han quedado desprotegidas y expuestas a los episodios que se repiten cada año, cuando los temporales prácticamente las destrozan y las dejan reducidas a la nada, lo que obliga a invertir importantes cantidades de dinero en trabajos de regeneración que sólo son soluciones provisionales. También ha habido una pérdida de la flora marina provocando un efecto similar al de la desertificación en tierra firme.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 03 de junio de 2004.

Lo más visto en...

Top 50