Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tres departamentos de la Generalitat ya tienen atribuido más del 70% del presupuesto de 2004

Artur Mas anticipa que el tripartito "colgará sobre CiU su falta de ideas y proyectos"

El Gobierno de Pascual Maragall presentará hoy sus primeros presupuestos, los correspondientes a 2004 y que arrojarán déficit, aunque éste será inferior al 0,86% registrado en 2003. Los presupuestos, más de un tercio de los cuales se destinarán a la sanidad (6.501,7 millones de euros) y elaborados bajo el mandato de recortar el 2% el gasto corriente, reflejan "sustancialmente", según Economía, el cumplimiento del programa de gobierno. El reparto presupuestario se verá condicionado por el gasto comprometido por el Ejecutivo de CiU: tres departamentos ya tienen atribuido más del 70% de su presupuesto para este año.

El Departamento de Presidencia es el que resulta más afectado. Para 2004, los gastos comprometidos ascienden a 228 millones de euros, equivalentes al 91,20% de su presupuesto total en 2003. Los otros dos departamentos que arrastran una mayor carga desplazada son los de Agricultura, que en 2004 deberá asumir 157 millones de euros o el 74,53% de su dotación presupuestaria, y el de Política Territorial, con una cantidad muy superior en valores absolutos (618 millones) o el 71,86% del total de sus arcas. También el Departamento de Gobernación tiene las manos considerablemente atadas este año, con el 42,86% del gasto ya atribuido por los compromisos asumidos.

Son datos del informe económico-financiero sobre el estado de las finanzas de la Generalitat a 31 de diciembre de 2003 presentado públicamente la semana pasada, y que eleva a 2.036 millones de euros el gasto comprometido para el ejercicio 2004. Los compromisos que afectan al conjunto de departamentos ascienden a 1.769 millones de euros, a los que hay que añadir los ya contraídos por el Servicio Catalán de la Salud (SCS) y el Instituto Catalán de la Salud (ICS), que suman 267 millones.

Las reiteradas advertencias del consejero catalán de Economía y Finanzas, Antoni Castells, sobre su margen de maniobra "muy limitado" por la herencia recibida y su sugerencia, ya el pasado 3 de febrero en el Parlament, de que la insuficiencia de recursos provocará probablemente un "escalonamiento" en el cumplimiento del programa tuvo ayer una réplica anticipada por parte de la oposición.

El secretario general de Convergencia Democràtica de Catalunya (CDC), Artur Mas, declaró que "los presupuestos serán simplemente una excusa para colgar sobre CiU la falta de ideas y de proyectos" del tripartito. Durante su visita al Aplec del cargol, Mas añadió que el Gobierno de Maragall "buscará todas las excusas del mundo para no hacer aquello que prometió que haría". Mas se refirió en particular a la sanidad, que arrastra un endeudamiento de 2.946,95 millones. "Lo único que tenemos por el momento es un impuesto sobre la gasolina", apuntó.

Recargo de la gasolina

La Generalitat tiene previsto aplicar, según consta en el anteproyecto de ley de acompañamiento de los presupuestos, un recargo de 2,40 céntimos de euro por litro de gasolina para financiar el gasto sanitario, la auténtica patata caliente de las cuentas de la Generalitat y una medida que debería reportar a sus arcas 65 millones de euros. El el propio Departamento de Economía y Finanzas considera la medida insuficiente para resolver el problema del crecimiento exponencial de este gasto. El Gobierno catalán considera una irresponsabilidad explicar la existencia de una situación financiera "muy preocupante" sobre las cuentas de la Generalitat y no tomar medidas, aunque sean impopulares.

Al margen de la negociación de más recursos del Estado para la sanidad catalana, en el marco de la revisión del modelo de financiación autonómica de 2001 y a la que el Ejecutivo de Maragall quiere presentarse habiendo hecho con el impuesto de la gasolina una parte de sus propios deberes, Economía se ha puesto en contacto con expertos para que empiecen a abordar otras fórmulas para aliviar la situación de la sanidad.

Ninguna de las medidas barajadas -según Marina Geli, fórmulas de copago en las visitas médicas o incluso en la compra de medicamentos- se plantean para este año. Una de las iniciativas avanzadas por Geli consiste en que los ambulatorios ofrezcan desde 2005 el servicio de dentista y podólogo a un precio reducido. El presupuesto de Sanidad para 2004 asciende a 6.501,7 millones, el 19,4% más que lo presupuestado para el pasado ejercicio y el 8,4% más que al cierre del ejercicio. En el caso de Bienestar y Familia, el presupuesto aumentará en torno al 15%.

Recargo de la gasolinas aparte, el Gobierno también considera aumentar el impuesto de actos jurídicos documentados, que se paga cuando se escritura una hipoteca o un piso y en la compra y segregación de terrenos inmobiliarios. El impuesto, que hasta ahora gravaba a las transacciones menores con el 0,5% o el 0,75% del importe de la operación, subirá el 1%.

Otras de las medidas previstas incluyen una deducción de hasta 300 euros para los viudos y viudas que tengan hijos cuando fallezca el cónyuge y en los dos siguientes ejercicios. Si no tienen hijos, la deducción prevista es de 150 euros. No es la única medida de carácter social prevista: la Generalitat aumentará hasta el 97% la bonificación en el impuesto de patrimonio para los disminuidos con una minusvalía de más del 33%.

Estas medidas no convencen al presidente del PP de Cataluña, Josep Piqué, quien anticipó que los presupuestos de 2004, por restrictivos, "no podrán dar satisfacción a gran parte de las demandas de los ciudadanos". Y añadió: "Ahora se verá con toda claridad que no es lo mismo tener la responsabilidad de gobernar que decir las cosas desde la oposición con una cierta alegría y con una cierta frivolidad".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 24 de mayo de 2004