Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:ENRIQUE R. SANTANA | Pintor

"Los cuadros son la crónica de la vida de un artista"

Enrique Romero Santana (Lepe, Huelva, 1949) pinta unos cuadros llenos de misterio y romanticismo. Vive desde hace 14 años en Chicago (EE UU) pero siempre que puede vuelve a Andalucía. Mañana tiene previsto inaugurar en el convento de Santa Inés, en Sevilla, una exposición de 65 cuadros, titulada Tránsito de la Luz, que resume sus últimos dos años de trabajo. En 2001, fue Medalla de Oro de Andalucía.

Pregunta. ¿Bajo qué denominador común se resumen estos dos años de pintura?

Respuesta. La exposición es complemento a la Medalla de Oro de Andalucía. Me propusieron montar una muestra retrospectiva, pero mi obra está repartida por numerosas ciudades norteamericanas. Y a mí me gustan mucho las marismas. Nací junto al mar, del que trata esta exposición.El comisario ha sido Fernando Castro Flores, un crítico de arte especializado en la vanguardia. Mi pintura, que es figurativa, depende de cómo se la trate, desde una perspectiva conservadora o de vanguardia. Pensé que un comisario de esas características iba a inclinar la exposición hacia el lado más moderno de mi obra.

P. Los críticos han subrayado el toque romántico de sus cuadros.

R. Mis cuadros tienen la apariencia de lo real, pero son más románticos que reales. El romanticismo difumina la realidad y carga las tintas sobre lo emocional. En estos cuadros he buscado que un ser humano se sienta muy pequeño frente a la inmensidad del mar.

P. ¿Opina que un cuadro no se termina nunca?

R. Hay una frase de Andy Warhol. Un periodista le preguntó: ¿cuándo cree usted que un cuadro está concluido? Y respondió: cuando el talón se ha hecho efectivo en el banco. Eso no es verdad, aunque tiene algo de verdad. Significa que el cuadro se lo han llevado y ya no lo puedes tocar más. Un cuadro responde al momento que uno tiene emocional y mentalmente. No hay que retocarlo de manera obsesiva. Los cuadros son la crónica de la vida de un artista.

P. ¿La soledad es creativa?

R. Para crear necesitas soledad, lanzarte a un abismo vacío. Con mucha gente alrededor lo único que se puede hacer es copiar.

P. Usted es un viajero incansable. ¿Ayuda eso a la creatividad?

R. Viajar es importante no sólo para el artista, sino para cualquier ser humano. La vida en tu ciudad, con los tuyos, es placentera y agradable. Eso puede bastar para algunos, pero no para otros. Algunos necesitamos evolucionar y vivir en países diferentes.

P. ¿Por qué el nombre de Tránsito de la Luz a esta exposición?

R. En apariencia lo que he pintado han sido marismas, pero en realidad ha sido la luz. Hay gente que verá en los cuadros el mar de La Antilla y otros que verán el lago Michigan. Son cuadros muy grandes, de cinco metros algunos. Han supuesto un esfuerzo artístico enorme.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 24 de mayo de 2004