Puig-Samper rechaza unirse con Javier López para dirigir CC OO-Madrid

El sector fidalguista acusa a la actual dirección de manipulación informativa

Javier López, secretario general de CC OO-Madrid, no consiguió ayer que el candidato del confederal, Fernando Puig-Samper, aceptara integrarse en una lista única para renovar la actual dirección. Las tensiones entre los dos sectores mayoritarios de Comisiones Obreras en Madrid -conocidos como los rodolfos y los fidalgos, en referencia directa a Rodolfo Benito, anterior secretario de CC OO-Madrid, y José María Fidalgo, secretario general del confederal- han marcado la vida de la organización durante los dos últimos años y cristalizado en el 8º congreso regional, que se clausura hoy.

En aras de conseguir que la ejecutiva sea renovada mediante una lista de integración (en la que además de los dos sectores ya mencionados estarían los críticos), Francisco Naranjo, responsable directo de la revista Madrid Sindical, anunció que el equipo de Javier López "asumiría el máximo de las resoluciones tanto del sector crítico como del de Fidalgo". Entre éstas, una relativa a que el último año ha bajado drásticamente el número de afiliaciones y otra resolución que critica la política de comunicación.

Sobre las repercusiones que esas críticas podrían tener sobre sus funciones en la ejecutiva, Naranjo afirmó que está "dispuesto a asumir cualquier cosa en aras de la integración". La oferta de una lista única incluía el reparto posterior de cargos proporcionalmente a los apoyos recibidos. "Apostamos por fusionar y asumir las distintas sensibilidades con el fin de no resquebrajar más el sindicato", indicó Naranjo.

Sin embargo, Javier López, en su intervención ante los 305 delegados asistentes al congreso, realizó una encendida defensa de la política informativa y calificó de "tremendamente injusto que, en los dos últimos años, haya compañeros que sólo se fijen en una página del Madrid Sindical". "Madrid ha sido el más firme defensor de la confederalidad. Tendimos la mano [a una candidatura única] y la volvemos a tender. Despreciar esa mano sería un profundo error", enfatizó López. En esa tesitura, Fernando Puig-Samper, que reclama que CC OO de Madrid se abra al exterior, señaló que la intervención de López hacía "más dificil y complicada la integración".

Responsabilidades

"Ha hecho un discurso en el que claramente elude sus responsabilidades. Criticamos el Madrid Sindical porque deja de dar información confederal. Hay manipulación y distorsión. Desaparece incluso la figura del secretario general en actos en los que ha intervenido", explicó Puig-Samper.

Tras ese desencuentro, se presentaron tres candidaturas para renovar la ejecutiva (una por cada sector) y dos candidatos a la secretaría general: López y Puig-Samper. La candidatura de López cuenta, según estimaciones de su equipo, con un 53% de los votos de los delegados; Puig-Samper reconocía que tenía el respaldo de un 30%, y los críticos se situarían en torno al 17% de los votos. Eso, en cuanto a la ejecutiva. Para la secretaría general podría haber reparto del voto de los críticos.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS