Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Garzón encarcela a los detenidos por integración en Ansar al Islam

El juez sostiene que forman parte de la red de apoyo logístico a Al Qaeda

El juez Baltasar Garzón ordenó ayer el ingreso en prisión incondicional para tres ciudadanos argelinos presuntamente integrados en la organización terrorista Ansar al Islam, vinculada a Al Qaeda, y a la que según el auto dictado ayer, prestaban apoyo financiero e infraestructura logística, especialmente en la falsificación de documentos. El grupo, según el juez, tenía relación con la célula de Hamburgo, responsable de los atentados del 11-S.

El español Francisco García Gómez, que fue detenido por su presunta colaboración con el grupo, también ingresó en prisión, pero pendiente de que se realicen diversas diligencias de comprobación de sus declaraciones.

El magistrado señala que Samir Mahdjoub, Sami Menardo; Redouane Zenimi, Bachir y Salim, y Mohamed Ayat "forman parte de una célula terrorista integrista vinculada a Al Qaeda" y dirigida por Heidi Ben Youssef Boudhiba, que usa los alias de Fathi, Alí Ahmed Alfetori y Ben Yamin Isaac y en la actualidad se encuentra preso en el Reino Unido.

El grupo está integrado además por Abderrazak Mahdjoub, Abu Suri, preso en Italia, Abdelhai Djaouat, Reda Zeroug y Farid Mahdjoub, preso en España por tráfico de drogas y hermano de Samir y Abderrazak. A estos últimos se les siguen procedimientos por hechos similares a los que se investigan en el proceso español.

El juez, por tanto, ha ordenado el ingreso en prisión por presuntos delitos de pertenencia a banda terrorista y falsificación documental para los tres argelinos, al tiempo que solicita al Reino Unido la detención y entrega de Heidi Ben Youssef Boudhiba, Fathi, para que pueda ser juzgado en España.

Fathi, que estuvo viviendo en Bilbao en 2003, estaba vinculado con la red terrorista que pretendió atentar con ricino en Londres. Apareció un pasaporte portugués falso con su foto en el piso donde se encontraron los restos del ricino, y se le relacionó directamente con Nadir, Kamel Bourgass, máximo dirigente de la célula.

Todos ellos, según la resolución de Garzón, se integran en la red de apoyo de Al Qaeda, vinculados a la organización Ansar al Islam, y su labor consiste en contribuir a financiar, y a obtener, ejecutar y facilitar documentaciones falsas para otros miembros de la estructura terrorista de la que forman parte; labor en la que también se hallan implicados otros imputados, como Khaleb Madani y Moussa Luouar, ya presos en esta causa, que actuaron de apoyo de alguno de los implicados en los atentados del 11 de septiembre de 2001 en los Estados Unidos de América".

En el registro practicado en el domicilio de Mohamed Ayat, en la calle de Dolores núm. 6, 3º B de Madrid se ha encontrado una información periodística con anotaciones manuscritas sobre los atentados del 11 de marzo de 2004, un plano del metro de París con anotaciones manuscritas y otros documentos pendientes de estudio.

En el domicilio de la calle del Músico Sarasate, número 1, piso 1º A, de Bilbao (Vizcaya), perteneciente a Samir Mahdjoub se encontraron unos 3.000 euros, documentación falsificada a nombre de Sami Menardo; pasaportes a nombres de Fathi, tunecino y portugués, un maletín con material eléctrico, diversos recibos de transferencias bancarias a Hamburgo y un ordenador portátil, pendiente de ser examinado.

En el domicilio de Redouane Zenimi, en Rambla del Pau número 4, piso 1º puerta 1, de Vilanova i la Geltrú (Barcelona) se hallaron utensilios de falsificación y plastificación, varios pasaportes, documentos en árabe, papeles con anotaciones de teléfonos y un ordenador portátil, pendientes de estudio y análisis.

Ello lleva a los investigadores a concluir que los detenidos se encargaban también de dar cobertura documental a los miembros del entramado que pudieran estar en tránsito en España.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 20 de mayo de 2004