Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un preso pide protección a Justicia y denuncia malos tratos

El recluso afirma que fue golpeado tras el motín de Quatre Camins

Un preso implicado en los incidentes que ocurrieron en la cárcel de Quatre Camins el pasado 30 de abril ha denunciado en el juzgado que fue golpeado violentamente por los funcionarios de esa prisión horas después de que finalizara el motín y que fue trasladado a la cárcel de Ponent de Lleida junto con otros reclusos en condiciones lamentables. Este preso ha pedido protección a Justicia.

La denuncia fue presentada anteayer en el juzgado de guardia de Barcelona y la ha redactado la abogada Marisa Díaz. El preso G. relata que sobre las dos de la madrugada del 1 de mayo unos funcionarios provistos de porras entraron en su celda y lo golpearon con violencia causándole magulladuras en todo el cuerpo, así como una brecha en la cabeza por la que le colocaron cinco grapas de sutura. El preso, prosigue la denuncia, fue trasladado junto a otros internos a la cárcel de Ponent, "todos en las mismas circunstancias".

Los presuntos perjudicados eran reclusos que estaban en el módulo 1 de Quatre Camins cuando un interno propinó una brutal paliza al subdirector de seguridad, Manuel Puello, y le causó heridas muy graves en el cuello. Por ese motivo, la denuncia asegura que, una vez en la cárcel de Ponent, han sido "intimidados" por funcionarios "en ocasiones con golpes, en ocasiones con insultos o amenazas a fin de sonsacarles información sobre quiénes fueron las personas instigadoras" de aquella agresión.

Ropas ensangrentadas

La abogada explica en la denuncia que fue a visitar a su cliente el 3 de mayo, y que observó que "salía con un jersey de manga corta lleno de sangre seca, los pantalones también impregnados en sangre, las zapatillas igualmente ensangrentada y una gasa sucia que cubría las grapas". La abogada cree que los hechos podrían ser un delito de torturas, lesiones y contra la integridad moral.

El mismo día de presentar la denuncia judicial, la abogada reclamó por escrito del Departamento de Justicia que se le aísle provisionalmente "con la única finalidad de salvaguardar su integridad física, no como castigo" y que se le traslade de prisión. El Observatorio del Sistema Penal y de los Derechos Humanos de la Universidad de Barcelona pedirá al Departamento de Justicia que investigue a fondo lo ocurrido.

Albert Batlle, secretario de Servicios Penitenciarios, afirmó ayer que desconocía esta petición y la denuncia, y añadió que ambas serán estudiadas.

Justicia, por otra parte, aceptó ayer la dimisión presentada por el director de la cárcel de Tarragona, Santiago Martínez Cadarso, por unas declaraciones a El Periódico en las que responsabilizaba a los funcionarios de la entrada de droga en las cárceles. UGT y CC OO censuraron con dureza esas afirmaciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 13 de mayo de 2004