Rubio critica la ubicación de un centro comercial en el Parque de Cabecera

El segundo parque metropolitano de Valencia tras el Jardín del Turia, el futuro Parque de Cabecera, "girará en torno a un centro comercial" que desvirtúa el proyecto inicial, criticó ayer el portavoz socialista en el Ayuntamiento, Rafael Rubio. La Junta Local de Gobierno aprobó el viernes los proyectos que aún no había entregado la empresa Rain Forest relativos al parque de atracciones y el aparcamiento. El entorno del parque de atracciones incluye ahora, frente a la idea original, una amplia zona comercial abierta al público, con establecimientos de venta de libros, música o ropa, y que gestionará Rain Forest sobre suelo expropiado por el Ayuntamiento, gobernado por el PP.

"Esto no tiene nada que ver con la filosofía de un parque metropolitano", dijo Rubio, quien recordó que el plan general prevé un parque con cabida para el zoológico y también una feria de atracciones, "pero no el uso comercial" ajeno a los fines recreativos. La documentación de Rain Forest reserva 36.997 metros cuadrados a dos plazas -una pública y otra privada o de entrada al zoológico y las atracciones- con comercios y restaurantes, además de varias alquerías. El parque de atracciones, mientras, ocupa 26.696 metros cuadrados. El coste de las plazas y el centro de ocio y comercios alcanza los 17,8 millones de euros, frente a las atracciones, básicamente juegos en torno al agua, que tienen un tercio de presupuesto menos, unos seis millones de euros. El proyecto completo, con el zoológico, supone una inversión de 56 millones de euros. "Es una especie de Terra Mítica bis, en pequeño, con una zona de juegos que gira en torno a un centro comercial", añadió Rubio. El grupo socialista recurrirá por vía administrativa la aprobación del proyecto de Rain Forest, entre otros motivos, por introducir comercios en una zona recreativa y por sobrepasar la edificabilidad del plan general. Rubio no descartó acudir a los tribunales.

El teniente de alcalde, Alfonso Grau, afirmó que "el centro o zona comercial" es un "invento" de Rubio, ya que "cualquier parque de atracciones" puede tener bares, restaurantes o tiendas "de souvenirs".

Expropiaciones

La concejal Carmina del Río denunció que Rain Forest ha desvirtuado el planteamiento del zoológico, dividido en áreas temáticas por continentes, y la Fundación del Trópico Ignacio Docavo. "Hay que replantear la situación", dijo.

Rubio advirtió de costes extra por las expropiaciones de los terrenos del parque, hechas por la vía de urgencia a 10,82 euros el metro cuadrado, y recurridas por muchos propietarios, que esperan multiplicar por siete el precio. Rubio calcula que se han gastado 3,3 millones en expropiaciones y que subirán a 22 millones con los recursos, como ocurrió en Terra Mítica. El portavoz señaló que los ex propietarios pueden reclamar por el lucro de la zona de negocio. Grau replicó que los cálculos son erróneos, ya que las expropiaciones "son anteriores al proyecto" y han costado más de 3,3 millones, sin indicar cuánto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 11 de mayo de 2004.

Lo más visto en...

Top 50