Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA OPINIÓN DEL LECTOR

Prioridades

Uno de los titulares de la prensa señala que: "Europa se marca como retos importantes la lucha contra el terrorismo y el paro". Andalucía, región europea, que hasta la llegada de los nuevos países miembros ha ocupado el farolillo rojo del porcentaje de parados, y sobre todo paradas, le da la espalda a esta realidad. Su presidente pone al frente de la consejería que se supone que aborda este problema, a un consejero salido de las filas de anteriores consejeros, incapaces de proponer iniciativas eficaces y creativas para solucionar, en alguna medida, el desempleo del 17,2%. Una consejería que ha sido incapaz, de año en año (cuando el susodicho asumía la viceconsejería), de ejecutar y agotar sus propios presupuestos, sólo pone en su activo la tardía creación del Inem de Andalucía, que se ha venido en llamar, en un alarde de originalidad, Servicio Andaluz de Empleo (SAE).

Las prioridades de Europa son las que son, e incluso podemos convenir en que nos pillan de lejos si no fuera ésta una de las regiones que peor ha resuelto un problema estructural, cuando, en verdad, ha podido beneficiarse, y de hecho los ha dilapidado, de más fondos que (en términos relativos) el Estado irlandés. País que podía ser el paradigma de cómo a base de creatividad se pueden cambiar las cifras negativas de esa lacra social.

Pero, como no podía ser de otra manera, lo superficial, lo intangible, lo presuntuoso es lo que marca una política que se preocupa más por el cobijo a sus protagonistas que por atender los problemas a pie de calle de las personas andaluzas, palabras que no dicen nada a una parada como "imparables, modernización y estatutos", sirven de pesebre claro de los irreductibles del cargo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 6 de mayo de 2004