Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat compra otra finca para ubicar la prisión del Bages

Los terrenos, contiguos a los que adquirió el Gobierno de CiU, han costado un millón

La Generalitat cerró ayer un acuerdo para construir una nueva prisión en la comarca del Bages con capacidad para 750 reclusos. Finalmente no se ubicará en la finca de las Torres de Bages, sino en una contigua conocida como Els Camps dels Lledoners, de unas 15 hectáreas. La decisión será oficial el próximo lunes y se verá en el Consell Executiu del martes. El propietario de la finca, sin embargo, ya firmó ayer un preacuerdo con el Departamento de Justicia para su venta.

La nueva prisión será una de las dos que se construirán en la Cataluña central. Para la segunda aún no hay una ubicación fijada, pero la comarca de la Anoia es una firme candidata para albergarla.

Los terrenos de la nueva prisión, según explicó ayer el secretario de Centros Penitenciarios, Albert Batlle, ocupan una finca de unas 15 hectáreas situada en una zona que, a diferencia de la elegida anteriormente, no está protegida por su interés agrícola y medioambiental. El centro penitenciario ocupará 10 de las 15 hectáreas y se situará en una cota inferior a la anterior propuesta, por lo que pasará más desapercibido. La nueva prisión ocupa los extremos de una una zona industrial en desarrollo. La única conexión con la red viaria será el eje del Cardener, la carretera C-55.

El Gobierno catalán pagará por esta finca poco más de un millón de euros, un precio sustancialmente inferior a los 5,2 millones de euros que el Gobierno de CiU desembolsó por la de Las Torres del Bages. Esta otra finca, que tiene una extensión de 42 hectáreas, quedará como propiedad de la Generalitat. El Gobierno catalán ya ha acordado ceder la masía que le da nombre al ayuntamiento de Sant Joan de Vilatorrada para que construya en ella un parque agrario o medioambiental y un centro de interpretación de la zona.

La operación se ha cerrado en poco más de una semana. El ayuntamineto de Sant Joan de Vilatorrada fue el que propuso esta posibilidad a la Generalitat, "viendo que no había alternativas viables para descartar la finca de las Torres", explicó el alcalde de esta población y presidente del Consejo Comarcal del Bages, Ezequiel Martínez (PSC). Martínez añadió que los nuevos terrenos "hacen menos visible el equipamiento penitenciario, son más idóenos por su orografía y no supondrán una pérdida de patrimonio paisajístico".

Descongestionar

En tono irónico, el alcalde de Sant Joan de Vilatorrada explicó que el nombre de la finca hace referencia a un tipo de árbol (el almez) "porque en ella no hay ni un solo árbol". Martínez reconoció que el Departamento de Justicia ha cumplido con todas las condiciones que el municipio había exigido.

El portavoz parlamentario de ICV-EUiA, Joan Boada, consideró que el cambio de ubicación de la prisión es "una victoria de las movilizaciones". Boada remarcó la necesidad de descongestionar la prisión Modelo de Barcelona y señaló que los presos viven situaciones "inhumanas", lo que hace necesaria la construcción de nuevos centros penitenciarios.

La plataforma El Bages diu no a la presó se ha manifestado contra la nueva ubicación porque considera que, a pesar de no quedar afectada por las limitaciones urbanísticas, es una finca que tiene continuidad con la que se pretendía utilizar anteriormente. Según el protavoz del movimiento vecinal, Joan Vilà, la operación es "un engaño" a los vecinos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 1 de mayo de 2004