Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
UN PAÍS DE CINE 2

'La Regenta', adaptada al cine por Gonzalo Suárez

EL PAÍS presenta mañana, viernes, por 5,95 euros, la versión de la genial novela de Clarín

Pocos proyectos como la adaptación de La Regenta, la espléndida novela de Leopoldo Alas, Clarín, han tenido tras ellos el deseo y la constancia de un productor, Emiliano Piedra, que superó los muy diversos obstáculos que se le presentaban cada vez que intentaba ponerlo en marcha. En 1974 pudo por fin realizarla, con guión de Juan José Porto, dirección artística de Miguel Narros y realización de Gonzalo Suárez.

Adaptar al cine la famosa novela de Leopoldo Alas, Clarín era un viejo sueño del dinámico productor Emiliano Piedra. Se lo había propuesto tiempo atrás a Luis Buñuel cuando éste rodaba Belle de jour, pero la censura española no autorizó el proyecto. Más tarde lo intentó de nuevo con Orson Welles, a quien había producido la espléndida Campanadas a medianoche, pero el viejo maestro dejó olvidado el guión en un restaurante tras una excesiva ingesta de alcohol. Fue en 1974, tras el éxito de Fortunata y Jacinta, que había dirigido Angelino Fons al servicio de Emma Penella, cuando a Emiliano Piedra le pareció llegado el momento de adaptar La Regenta. Se la propuso a Pedro Olea, pero un inesperado embarazo de la actriz retrasó el proyecto. (Olea, curiosamente, dirigió en su lugar Tormento, sobre la novela de Galdós, que también incidía en la oscura historia de amor de un sacerdote). Finalmente, fue el asturiano Gonzalo Suárez quien se hizo cargo del proyecto, aunque tras otra demora, motivada esta vez por la repentina muerte de la madre de Emma Penella. Rodaje, pues, conflictivo, que culminó con su estreno en el festival de Moscú, donde obtuvo un gran éxito. No en vano, Miguel Marías consideró que La Regenta más parecía "un filme soviético adaptado de Chéjov, Turguénev o Pushkin que una académica 'ilustración' fríamente esteticista y viscontiana".

"Ha logrado la mejor y más viva ambientación de época conseguida por el cine español"

Gonzalo Suárez no les pareció a algunos el director ideal para esta adaptación, dada su tendencia hacia un cine experimental, que por entonces él calificaba como el de "las películas de hierro". El propio Suárez les contó a Fernando Trueba y Carlos Boyero que La Regenta supuso para él su "examen de ingreso en la industria; no pretendía hacer una obra personal", comentario que Miguel Marías apoyó en Dirigido por...: "No sólo la novela de Clarín es inadaptable al cine, sino que, a priori, resultaba difícil encontrar en el cine español a un director menos idóneo que Suárez para llevar a buen puerto tal empresa, sobre todo siendo nula la relación del autor de Ditirambo con el 'cine literario de prestigio' y sus esquemas narrativos". Sin embargo, a juicio de Marías, "Suárez ha salido airoso de la empresa, y ha realizado un producto digno y consumible, de éxito comercial muy probable. Ha sabido contenerse y domesticarse, ha conseguido narrar una peripecia dramática y bastante convencional, ha dirigido a los actores con notable precisión y en un registro naturalista que no es el suyo. En mi opinión, Keith Baxter, Nigel Davenport, Adolfo Marsillach y Emma Penella están francamente convincentes, así como la mayor parte de los secundarios. Con los medios puestos a su alcance por Emiliano Piedra y con la dirección artística de Miguel Narros, ha logrado la mejor y más viva ambientación de época conseguida por el cine español, e incluso ha realizado varias escenas en las que puede percibirse su peculiar e instintivo talento para usar la luz, el color y la música (de Lavagnino) para crear emoción".

No todo fueron parabienes. Hubo críticos cinematográficos que rechazaron la película al compararla con la novela. Fernando Lara, en Triunfo, opinó que el guionista Juan Antonio Porto se había limitado "a extraer del original las peripecias argumentales más destacadas, dar especial relieve a los conflictos sentimentales y acumular el máximo de incidencias, para que el espectador-antiguo lector no se sienta defraudado al echar de menos trozos que recuerde [...]. No puede reducirse una de las novelas más decisivas de la literatura española, que alberga un vasto fresco social del XIX, definitoria de toda una época y toda una caracterología, a lo que durante menos de 100 minutos vemos en la pantalla". Y aunque la película anunciaba en sus títulos que sólo está basada en personajes de Clarín, Carlos Barbachano insistió, en Reseña, en que el guión "se constreñía a ofrecernos la historia de un adulterio cuyos protagonistas se mueven a impulsos del personaje que imaginan interpretar". Efectivamente, era un empeño difícil trasladar a imágenes el fresco histórico descrito por Clarín en el que 150 personajes componen un microcosmos provinciano en la España de la Restauración. La historia de Ana Ozores, La Regenta, malcasada con un hombre que la ignora, y que cae en los brazos de un amante tras haber sido asediada por su consejero espiritual, era el reflejo de una sociedad castradora encerrada en sí misma que Leopoldo Alas retrató con ironía y a veces con sátira cruel.

La película dirigida por Gonzalo Suárez recibió numerosos aplausos. El sociólogo Ignacio Fernández del Castro consideró que el problema de la adaptación "había sido resuelto del mejor modo: la apuesta por una 'lectura unitaria intencional' de la obra narrativa"... Lorenzo López Sancho, en Abc, elogió al realizador "porque ha dado buen ritmo al relato", y al productor porque "la inversión, a juzgar por lo que se ve en la pantalla, está muy por encima del habitual coste de nuestras producciones cinematográficas". En el diario Ya, Pascual Cebollada dio igualmente a Gonzalo Suárez una buena nota: "El director ha aprovechado su experiencia y la ha puesto al servicio de una narración sencilla y asequible, con un lenguaje y una técnica adecuados a la historia, a la época y a su traducción actual. Alguna morosidad, algún espacio muerto, recuperados pronto para un buen ritmo de conjunto. La Regenta es una película de excelente factura -elogiable fotografía de Luis Cuadrado- y de indudable calidad".

La actriz Emma Penella, que algunos consideraron inadecuada por su edad para interpretar a La Regenta, obtuvo un gran éxito con este personaje. Tras ver la película, comentó con humor a su marido, el productor Emiliano Piedra: "Creo que debo ser buena actriz, pues para no estar como para fusilarme es que debo de tener algo dentro".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 22 de abril de 2004