Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN DEL LECTOR

Inseguridad en el Albayzín

Un año más por estas fechas los vecinos del Albayzín somos testigos del incremento de robos y tirones en el Albayzín. Curiosamente se trata de las mismas zonas, especialmente en la zona de Placeta Nevot y Aljibe Trillo, dos zonas muy utilizadas por los turistas para subir hasta la zona alta del barrio y el mirador de San Nicolás. Coincidiendo con el incremento de turistas que se produce en estas fechas el aumento de la delincuencia en el barrio hace que los vecinos, tanto de las zonas afectadas como del barrio, reclamen una intervención policial efectiva que detenga al par de pandillas de jóvenes, unos de aquí y otros inmigrantes, que tienen en jaque a un barrio.

Algunos vecinos de la zona de Nevot han tenido que ayudar y atender a los afectados por estos robos y tirones, especialmente violentos cuando se trata de mujeres. Suelen tirarlas y arrastrarlas en su empeño por quedarse con los bolsos. También los mayores son objeto principal de estas acciones.

Los vecinos de estas zonas, no sólo socorren a las víctimas y les ayudan a sobreponerse, han llamado a la policía y se han ofrecido para identificar a los autores, a los que sorprendentemente ven al día siguiente en los mismos lugares esperando a sus víctimas. Lo que suponen una indignación ante la impunidad con la que se mueven estos grupos de delincuentes.

Igualmente nos sentimos sorprendidos cuando en la última semana han entrado en dos edificios y cuando los vecinos han reclamado la presencia policial, ésta ha afirmado que no podía intervenir si el dueño previamente no denunciaba.

La Asociación de Vecinos Bajo Albayzín viene reclamando una acción policial efectiva y exige una intervención de las autoridades adoptando las medidas necesarias para mantener el clima de convivencia necesario en cualquier ciudad y particularmente en un barrio como el Albayzín que recibe miles de visitantes, dando una imagen lamentable de un barrio Patrimonio de la Humanidad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 19 de abril de 2004