Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La reforma del Rastro será pactada entre el Consistorio, vendedores y vecinos

Se elaborará un "diagnóstico del mercadillo"

El Ayuntamiento y las asociaciones de comerciantes, vendedores y vecinos del Rastro acordaron ayer que colaborarán en el diseño del plan del Consistorio para "revitalizar y mejorar" el mercadillo. Para ello han creado una mesa de trabajo con representantes de todas las partes afectadas que estudiará los pasos a seguir. El delegado de Economía, Miguel Ángel Villanueva, subrayó que el trabajo con las asociaciones obedece a "una visión integral de la zona".

Villanueva se reunió durante cerca de dos horas con una decena de representantes de asociaciones de vecinos, comerciantes y vendedores. El consejero delegado municipal de Economía definió el encuentro como una "reunión plural" para conocer los "diferentes intereses" de las partes afectadas, que calificó de "contrapuestos" en muchos casos.

Estos intereses, así como las ideas y experiencias de las asociaciones, se expondrán en la mesa de trabajo constituida en la reunión de ayer y de carácter "permanente", formada por los representantes de todas las asociaciones afectadas y del Ayuntamiento. Su función será la de adoptar las medidas para potenciar el Rastro y elaborar un diagnóstico de la zona.

La mesa de trabajo contará con las conclusiones de un informe detallado sobre este asunto que está elaborando la Junta Municipal de Centro. Sin embargo, Villanueva insistió en que estas conclusiones "no quieren ser un dogma, sino un elemento de trabajo" para conseguir "entre todos" la revitalización del Rastro.

Puntualizó que la intención del Consistorio es la revitalización "global" de la zona. "Si además del Rastro también recuperamos la plaza de Tirso de Molina y conseguimos que sea un punto de interculturalidad y de convivencia, además de un nuevo atractivo turístico, también estaremos contribuyendo a crear corredores entre zonas de Madrid que ahora están degradadas", añadió Villanueva. En la elaboración de este plan integral, además de los vecinos y comerciantes, también intervendrán otras concejalías como Urbanismo, Seguridad y Medio Ambiente, en la medida que afecten a sus competencias.

El consejero delegado definió el Rastro como una "consustancial seña de identidad" de Madrid, y aseguró que la postura del Ayuntamiento es "mejorarlo y potenciarlo", y no "su traslado o su desaparición".

Sigue la recogida de firmas

A pesar de las palabras de Villanueva, en algunas asociaciones continúa el malestar por los planes municipales de trasladar parte del tradicional mercado junto a Mercamadrid, en Vallecas Villa. El proyecto ha motivado la recogida de más de 39.000 firmas de protesta por parte de la Asociación Intercultural del Rastro de Madrid, presidida por Mario Agreda. Su objetivo es conseguir 500.000 rúbricas y que la Comunidad declare al mercadillo Bien de Interés Cultural para protegerlo legalmente.

Agreda aseguró que su asociación, independientemente de las conversaciones con el Consistorio y de su participación en la mesa de trabajo, seguirá recogiendo firmas para "evitar la desaparición" del Rastro. Cree que el objetivo del Ayuntamiento sigue siendo desmantelar el Rastro, pero que ahora utilizan nuevas estrategias. "Van creando otros mercadillos en otros puntos de la ciudad que nos hacen la competencia", aseguró.

Agreda insistió también durante la reunión, en que su asociación no admitirá ningún plan para la zona del Rastro que no incluya el regreso de los vendedores a las calles de los Pájaros y del Gasómetro, expulsados por la Policía Municipal "cuando Villanueva y Ruiz-Gallardón estaban gobernando en la Comunidad de Madrid", puntualizó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 13 de abril de 2004