Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La huelga de los parquímetros se prolonga desde hoy hasta el viernes

El conflicto que enfrenta a los vigilantes del Servicio de Estacionamiento Regulado (SER)

con las empresas adjudicatarias de la gestión de ese servicio municipal afronta desde hoy una nueva jornada de huelga, que se prolongará hasta el próximo viernes 16 de abril.

Los trabajadores, cerca de 500, han convocado, asimismo, una concentración ante la sede del Ayuntamiento, en la plaza de la Villa, para denunciar la actitud "inflexible" de las patronales. Los vigilantes de los parquímetros son los empleados de ese tipo de servicio con menor salario en España, según los sindicatos UGT y CC OO. Cobran 600 euros al mes y su actividad laboral, además, no está regulada por convenio. Para paliar esas deficiencias, los trabajadores reclaman una subida salarial que equipare o aproxime su salario con el que cobran los vigilantes de los parquímetros en ciudades como Barcelona, Valladolid o Pamplona, por ejemplo.

Esa subida salarial se enmarcaría en la negociación de un convenio colectivo similar al que rige en esa capitales, con una reducción de la jornada laboral y regulación de los turnos. Actualmente en Madrid las jornadas laborales están establecidas en turnos rotatorios, con grandes variaciones entre las tres empresas.

Los vigilantes han denunciado, asimismo, que realizan labores propias de la Policía Municipal y en ocasiones han sufrido agresiones verbales y físicas por parte de conductores molestos por las multas impuestas si rebasan el tiempo de estacionamiento permitido. Para poder hacer frente a esas situaciones, los trabajadores reclaman un seguro de responsabilidad civil que cubra su asistencia legal, mejor formación y la dotación de medios técnicos que potencie su seguridad para realizar su labor.

La Federación de Transportes de UGT de Madrid solicitó días atrás la mediación en el conflicto del concejal de Seguridad y Servicios a la Comunidad, Pedro Calvo. Pero el gobierno municipal ha eludido hasta ahora esa labor de mediación argumentando que se trata de un conflicto entre tres empresas privadas con sus empleados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 13 de abril de 2004