Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CICLISMO | El dopaje

Manzano habla 3 horas con la comisión investigadora, pero aún no aporta pruebas

La comisión de investigación unipersonal -el notario Enrique Franch- puesta en marcha por la Federación Española de Ciclismo tras las denuncias de Jesús Manzano sobre el dopaje echó ayer a rodar con cierto "escepticismo" del propio ex corredor del Kelme.

Primer y único declarante ante Franch -con el secretario federativo, Eugenio Bermúdez, de testigo-, Manzano habló durante más de tres horas sin apenas interrupciones, pero, según explicó a la salida, no aportó ningún elemento nuevo respecto a lo divulgado en el diario As.

Tampoco presentó Manzano los elementos de prueba que prometió hace días: recetas, planes de entrenamiento y otros papeles que podrían demostrar la implicación de médicos y dirigentes de su equipo de siempre en el campo profesional, el Kelme, en un sistema de dopaje generalizado.

"¡Qué os voy a contar! He repetido más o menos lo que todo el mundo sabe", dijo Manzano a la veintena de periodistas que montaban guardia en el vestíbulo de la federación y que le preguntaban insistentemente por la ausencia de documentos que rubriquen sus denuncias.

"En los próximos días me volverán a citar y entonces presentaré las pruebas de medicación, los tratamientos y los planes de entrenamiento", se justificó Manzano. "De todas formas, todavía tengo algo guardado en la manga. Daros cuenta de que en los capítulos de As sólo hablaba de lo sucedido entre enero y agosto de 2003. Ya se publicará", avisó el nuevo ciclista del Amore e Vita, italiano.

Crecido por la atención que le prestan los medios de comunicación y muy relajado, Manzano aseguró que con las revelaciones aún por venir "muchos" tendrán que declarar en diversos sitios.

De momento, los otros dos corredores citados por sus denuncias, Pedro Díaz Lobato y Darío Gadeo, no se presentaron en la federación, que estudia volverlos a llamar. Según Bermúdez, el organismo aún no se plantea sancionar al primero de los dos, el único con licencia, por su ausencia y no ha decidido si llamará a nuevos testigos o si esperará a que Manzano aporte sus pruebas.

Antes de acudir a la llamada de la comisión, por la que no pudo desplazarse a Alicante para un acto de conciliación con el Kelme por su conflictiva salida del equipo, Manzano se reunió con José Rodríguez, el presidente de la Asociación de Ciclistas, para intentar tramitar la licencia que le permita correr en Italia -la UCI ya ha advertido de que le suspenderá automáticamente por dopaje confeso-, donde hoy le espera el fiscal Rafaelle Guarinello, interesado en conocer su testimonio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 6 de abril de 2004