Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:

Enrique Grau, pintor y escultor

El pintor y escultor colombiano Enrique Grau falleció el 1 de abril en Bogotá a los 83 años de edad tras una corta enfermedad pulmonar. Grau, uno de los artistas plásticos más prolíficos de Colombia, hizo estudios de pintura y artes gráficas en el Art Students League de Nueva York y de Pintura Mural en diferentes técnicas en la Escuela de Bellas Artes de San Marcos, en Florencia, Italia, entre otras.

Junto a Fernando Botero, David Manzur y el fallecido Alejandro Obregón, Grau integraba lo más destacado de la pintura y la escultura en Colombia, destacándose su comprensión de la anatomía, de las sutilezas del claroscuro, su vitalidad luminosa y su hábil manejo del contraste cromático.

En declaraciones a la radio Caracol, el pintor Manzur -gran amigo del fallecido- dijo que "Grau fue ante todo un maestro que enseñó sin egoísmos". "Fue un artista expresionista figurativo, tenía un contacto directo con la cotidianidad del ser humano, y mezclaba en su obra el humor y la trascendencia", precisó Manzur.

Para el pintor, Grau tuvo a lo largo de su obra tres posturas conceptuales ligadas a la misma tendencia: la manifestación expresionista del medio, un segundo momento que prescinde de la figuración y se acerca a la abstracción, y un tercero en que vuelve a la figuración.

Su última serie de 22 obras entre óleos, dibujos a lápiz y carboncillo, y cuatro piezas tridimensionales, muestra una sociedad en conflicto y expresa una denuncia contra la violencia, que alude más a las víctimas que a los verdugos. Sobre dicha obra, Grau decía que "la vida humana es sagrada".

El maestro Grau fue velado en la sede del Congreso de la República, y luego llevado al puerto caribeño de Cartagena, en donde vivió durante toda su vida y a la que consideraba la ciudad de sus entrañas, a pesar de haber nacido en Panamá. El presidente Álvaro Uribe ofreció un breve homenaje a Grau en el colonial teatro Heredia. El presidente invitó a las autoridades del departamento de Bolívar y su capital, Cartagena, a que junto al Gobierno central unan "voluntades para cumplir el doble deseo del maestro: tener ese gran museo y convertirlo en un sitio de concurrencia de toda la patria".

Grau anunció a mediados de 2003 que donaba sus colecciones privadas de arte y arqueología, además de su biblioteca, para un museo en esta ciudad. Unas 350 piezas, incluidas de creación propia, y más de 4.000 libros conforman el legado del pintor y escultor. El claustro de la Merced, edificación colonial propiedad de la Universidad de Cartagena, había sido señalado por el artista como el edificio más adecuado para la nueva entidad cultural.

Uribe recordó que hace poco más de un mes él y la ministra de Cultura, María Consuelo Araújo, se encontraron con Grau en el balneario de Santa Marta. "Se aproximó a nosotros con su dinamismo habitual y su entusiasmo, para hablarnos de la necesidad de organizar el inmueble para el museo que habrá de recoger la obra que él le donó a la ciudad", dijo el presidente.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 6 de abril de 2004