Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:FÚTBOL | 31ª jornada de Liga

El extraño caso de Kluivert

El ariete del Barça, convocado ante el Villarreal a los dos meses de lesionarse en una rodilla

"Mi prioridad es reaparecer ante el Villarreal", dijo Patrick Kluivert al final de una de las intensas sesiones físicas en solitario a las que ha venido sometiéndose día sí, día también. El delantero del Barça reapareció el pasado miércoles en un partido de entrenamiento entre el primer equipo y un combinado del filial. El ensayo fue un éxito. Kluivert logró un hat-trick (5-2, con tres goles suyos) y a los 45 minutos se retiró por precaución. Lo hizo en silencio, satisfecho de su vuelta a la actividad tras haberse dañado la rodilla izquierda el pasado 29 de enero, en el encuentro en el que el Barça fue eliminado de la Copa por el Zaragoza, que se proclamó campeón hace dos semanas a costa del Madrid.

La larga recuperación del holandés, sin menisco externo, provocó críticas hacia su profesionalidad

"Patrick no sintió dolor en su rodilla. La exploración médica posterior al partidillo indicó que está recuperado", manifestó ayer Lluís Til, médico del Barcelona. Además, Til negó que el ariete holandés haya aumentado de peso durante sus dos meses de baja: "Está en el suyo ideal, 84 kilos. Con sus 188 centímetros de estatura, mantiene los porcentajes de grasa correctos". El doctor atribuyó a su nuevo peinado, unas trencillas al estilo rasta muy pegadas a la cabeza, la sensación que ofreció el jugador, en apariencia bastante más grueso, hasta el punto de que hubo quien, medio en serio, medio en broma, lo comparó con Ronaldo. "Kluivert está listo, aunque le falta el ritmo de competición", abundó Jordi Ardévol, el jefe de los servicios médicos del club. "Le costará dos o tres partidos llegar a su máximo rendimiento", certificó Albert Roca, preparador físico del equipo. "Kluivert está muy motivado para volver", concluyeron sus compañeros.

Frank Rijkaard, el técnico azulgrana, incluyó ayer a Kluivert en la lista de convocados contra el Villarreal. Sin embargo, anticipó que Saviola continuará siendo el referente en la punta del ataque. El argentino ha deparado un rendimiento satisfactorio y ha anotado cinco goles en los últimos siete partidos. Así, el pibito suma ocho en la Liga, uno más que Kluivert. Ambos, junto a Ronaldinho, que lleva 12, forman el trío de máximos artilleros del Barça.

La larga recuperación de Kluivert ha suscitado críticas sobre la profesionalidad del futbolista, el mejor pagado de la plantilla con una ficha anual de unos seis millones de euros. Desde que se marchó Rivaldo, buena parte de la afición situó a Kluivert en el centro de todos los males del conjunto.

Ardévol reconoció hace un mes el error que cometieron los médicos al calcular el periodo de recuperación del jugador. El parte del 30 de enero vaticinaba que sólo serían necesarias de dos a tres semanas para que sanara el "edema óseo del platillo tibial" de la rodilla izquierda. Según Til, se guiaron por el traumatismo que sufrió tres semanas antes en la misma rótula y que le obligó a estar dos partidos de Liga sin jugar.

Una inesperada inflamación aparecida en la rodilla lesionada de Kluivert, coincidiendo con la semana de Carnavales de febrero, alteró el proceso de rehabilitación. El traumatismo empeoró y, tras consultar con especialistas externos, se diseñó otro tratamiento.

¿Qué le sucedía a Kluivert? Según los doctores, no podía correr debido a "los impactos brutales" que sufría en su rodilla al carecer ésta del menisco externo. "Al intentar correr, el fémur picaba contra la tibia", apuntó Til; "el menisco hace de cojinete, de amortiguador, y si el deportista carece de este cartílago se expone a un estrés tremendo, a una situación precaria y a una posible fractura total que podría poner en peligro su carrera deportiva". En el caso de Kluivert, los médicos del Barça mantienen que posee un talento físico natural excepcional. De ahí que, pese a que carece de menisco, pueda proseguir una carrera que se prolonga ya durante diez años.

Cuando Kluivert fichó por el Barça, en 1998, procedente del Milan, en el informe se detallaba que le habían extirpado una buena parte del menisco externo. Su contrato expira en 2005, pero su continuidad dependerá de su rendimiento en los nueve partidos de Liga que le quedan al Barça.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 3 de abril de 2004