Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El temporal obliga a amarrar las barcas de pesca de Tarragona y se lleva la arena del delta del Ebro

Las 300 barcas que forman la flota pesquera de arrastre de los puertos de Tarragona tuvieron que permanecer amarradas ayer como consecuencia de las olas de grandes dimensiones que levantaba el fuerte temporal de Levante. En las playas del delta del Ebro, estas olas alcanzaron seis metros de altura, lo que provocó que la barra del Trabucador, un istmo de arena que une el delta con la Punta de la Banya, quedara sepultado bajo el mar. Esta circunstancia es habitual en el delta cuando hay temporal, del mismo modo que también lo es que determinados campos de cultivo de arroz queden inundados de agua salada. Esto ocurrió ayer en Deltebre (Montsià), donde las olas superaron la protección de arena de la playa de la Marquesa e inundaron las fincas.

Con rachas de viento de hasta 91 kilómetros por hora en Sant Jaume d'Enveja, según informó el Servicio Meteorológico de Cataluña, el sur de la provincia de Tarragona resultó la zona más afectada ayer por el insistente viento, aunque hubo rachas superiores en Vila-rodona (Alt Camp), donde se alcanzaron los 105 kilómetros por hora.

El temporal erosionó también las playas del litoral, en especial las de Torredembarra y Altafulla (Tarragonès), y Cambrils y Mont-roig del Camp (Baix Camp), municipios que sufren endémicamente la erosión de sus costas y que tienen que añadir arena a las playas anualmente debido a los cíclicos embates de los temporales de Levante.

En Tarragona se llegaron a acumular durante el día de ayer 93 litros por metro cuadrado, como sucedió en Horta de Sant Joan (Terra Alta), seguida de El Perelló (Baix Ebre), con 36,4; Falset (Priorat), con 33,6; Sant Jaume d'Enveja (Baix Ebre), con 31,4, y Botarell (Baix Camp), con 26.Los Bomberos de la Generalitat realizaron ayer un centenar de salidas por problemas ocasionados principalmente por el viento. La mayor parte de los servicios consistieron en la revisión de fachadas y la retirada de algunos elementos estructurales, como persianas, cristales, antenas y carteles, que amenazaban con desplomarse. Los bomberos también tuvieron que retirar algún árbol y cortar alguna rama.

En Barcelona el aeropuerto de El Prat, que en algunos momentos acumuló retrasos de 25 minutos, cerró provisionalmente una de sus dos pistas y a las 19.00 horas llevaba anulados ocho vuelos.

En la dársena del recinto del Fòrum estaba previsto que el Ejército comenzará ayer la instalación de un puente flotante. El fuerte viento, que obligó a cerrar los accesos al puerto de Sant Adrià de Besòs, forzó a aplazar las obras hasta la próxima semana, lo que hará que el puente no esté instalado durante las jornadas de puertas abiertas de los días 3 y 4 de abril.

El pésimo estado del mar obligó también a suspender la tercera jornada de los campeonatos de vela de la Semana Olímpica de Barcelona. En la calle de Calvet, un árbol aplastó un automóvil estacionado en la calle, sin causar daños personales. Por otra parte, en La Garriga, los salones de la Fira del Moble cerraron por el mal tiempo, pero como contrapartida se prolongará hasta el 1 de abril.

En la provincia de Lleida hubo cortes de suministro eléctrico entre las 10.30 y las 14.00 horas a causa del viento.

Alerta en Girona

Las comarcas costeras de Girona se mantenían ayer en situación de alerta en previsión de que el temporal se desplazara hacia el norte. Los pronósticos señalaban riesgo de temporal marítimo en las comarcas del Alt y Baix Empordà a partir de anoche. Se esperaban vientos de una velocidad superior a 90 kilómetros por hora y olas de más de tres metros. Muchos consistorios centraron su vigilancia en las viviendas y zonas de aparcamiento en la franja litoral, informa Gerard Bagué.

Por otra parte, el Ayuntamiento de Palafrugell anunció ayer, a causa del riesgo de desprendimientos, el cierre preventivo de las escaleras de acceso a la popular playa del Golfet y la posibilidad de que existiese un peligro similar en el camino de ronda de Calella al Golfet y en algunas zonas del Tamariu. El consistorio encargó recientemente, tras un accidente con víctimas, un estudio geológico, que detectó grave riesgo en los taludes de la costa. El Ministerio de Medio Ambiente es el encargado de poner en marcha medidas correctivas. Los fenómenos meteorológicos que erosionan la montaña incrementan las posibilidades de desprendimientos. En el área de Ter-Freser, en el Pirineo oriental, el peligro moderado de alud (nivel 2) fue sustituido ayer por el fuerte (nivel 4) debido a la previsión de nevadas de hasta 50 centímetros de grosor.

Según las previsiones del Instituto Nacional de Meteorología, la borrasca abandonará la península Ibérica hoy al mediodía, pero se espera que durante las primeras horas de la mañana se produzcan precipitaciones intensas en cualquier parte de Cataluña, aunque a partir del mediodía se restringirán a las comarcas de Girona. Las lluvias serán de intensidad entre débil y moderada, y no se descarta que vayan acompañadas de fenómenos tormentosos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 30 de marzo de 2004