Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:JUEGOS

Convertido en senador romano

Para los amantes de la historia y en particular del periodo del Imperio Romano que va desde la República (257 d. C.) hasta el final de la Guerra Civil (44 d. C.), nada más adecuado que Pax Romana. Un videojuego de Galilea y Dreamcatcher, francamente interesante en el que se ponen a prueba las habilidades del jugador en gestión, diplomacia, administración y enfrentamientos bélicos.

Para el jugador de Pax Romana con pocas nociones en el mundo de la estrategia, el fabricante ha pensado en un tutorial que deberá seguir al pie de la letra; de lo contrario le resultará muy difícil comprender los entresijos del título. Por suerte esta parte del juego es muy completa y ofrece una buena formación con la que el novato se puede introducir en el género.

Pax Romana

Género: Estrategia

Fabricante: Dreamcatcher/Virgin

Plataformas: Windows 98 /2000/ME/XP

Precio: 39,95 euros

Edad recomendada: Mas de 18 años

Su creador, Philippe Thibault, responsable del aclamado Europa Universalis, buscaba ofrecer dos modalidades de entretenimiento estratégico. Por un lado la política, en la que se tomará el control de personajes como César o Pompeyo para guiar a los ciudadanos romanos a través de 250 años de la Historia Antigua.

La otra vertiente de Pax Romana es la estratégica, controlando a senadores y generales para obtener el poder militar y económico del Imperio. Se deberán plantear tácticas militares con el objetivo de controlar regiones habitadas por pueblos como los cartagineses, celtas, galos o macedonios.

Entre los enfrentamientos que presenta el sistema se encuentran simulaciones sobre Las Guerras Púnicas, La Conquista de Macedonia o La Guerra de las Galias, ya que el juego cuenta con un extenso mapa que va desde Irlanda hasta Persia. Además presenta opciones de multijugador, con seis facciones políticas romanas diferentes con las que conseguir el control de Roma. Un videojuego difícil pero muy completo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 25 de marzo de 2004