Reportaje:FÚTBOL | Internacional

Un rumor se carga el 'derby'

La supuesta noticia de que la policía había atropellado a un niño en los alrededores del Olímpico obliga a suspender el Lazio-Roma

El derby romano entre Lazio y Roma fue suspendido anoche, en el minuto 47 por un fallecimiento que no existió. El rumor de que la policía había matado a un niño en los alrededores del estadio Olímpico encendió los ánimos del público y fueron inútiles los desmentidos por megafonía y los llamamientos a la razón. El temor a una invasión de campo y las reticencias de los propios futbolistas indujeron al presidente de la FederCalcio, Adriano Galliani, a decidir que no prosiguiera el juego. A la salida del estadio se registraron enfrentamientos entre la policía y grupos violentos.

Lo ocurrido carecía de precedentes, desde el principio hasta el final. Es decir, desde el momento en que una noticia falsa convenció a más de 50.000 personas, que otorgaron mayor crédito al espectador de al lado que a la policía, hasta que Galliani, contra la opinión del Ministerio del Interior, ordenó por teléfono al árbitro el retorno a los vestuarios. La policía inició de inmediato una investigación sobre los orígenes del rumor, con la sospecha de que podría haber sido emitido según un plan preestablecido para provocar disturbios.

Más información

El rumor fue lanzado, aparentemente, desde la curva sur en el descanso. Un niño, seguidor romanista, habría sido atropellado mortalmente por un coche de la policía. Poco a poco se adhirieron al rumor elementos de crueldad policial, graves choques entre aficionados, numerosos heridos y una situación aparentemente dantesca a las puertas del Olímpico, donde, en realidad, la calma era absoluta. El público empezó a corear el grito de "asesinos, asesinos". Cuando los jugadores regresaron al césped para el segundo tiempo, fueron recibidos con un grito: "No juguéis, no juguéis". El árbitro ordenó la reanudación, pero varias bengalas obligaron a interrumpir el encuentro. Los jefes de varios grupos de tifosi saltaron al campo para hablar con los jugadores y conminarles a abandonar.

La Jefatura de Policía emitió un comunicado sobre la "falta de fundamento" de las "noticias circulantes", y fue leído por megafonía. También lo leyeron en televisiones y radios. El delegado gubernativo pidió que se jugara. Pero en el gran corro de jugadores formado en el centro del terreno no había ya ganas de correr tras el balón. "¿Y si luego fuera verdad? ¿Qué cara pondríamos?", preguntó el romanista Cassano. Alguien le prestó un móvil al árbitro para que hablara con Galliani. Y Galliani decidió que era mejor que el derby se disputara en otra fecha, desde el primer minuto. El resultado hasta el momento era de 0-0.

Luego, grupos violentos atacaron a la policía a la salida del estadio. Las fuerzas antidisturbios utilizaron gases lacrimógenos que afectaron a cientos de personas ajenas a los incidentes, obligadas a retornar al interior del Olímpico en busca de seguridad. Hacia medianoche empezó a calmarse la situación.

La policía vigila el desalojo de los aficionados.
La policía vigila el desalojo de los aficionados.ASSOCIATED PRESS

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 22 de marzo de 2004.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50