Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Catorce artistas rumbean por Bambino

Un disco doble incluye además 20 canciones interpretadas por el mítico gitano de Utrera

Sexo, drogas y rumba. La vida del cantante Bambino (Utrera 1942- 1999) tocó todos los extremos, pero el arrepentimiento nunca entró en sus planes. Cuando están a punto de cumplirse cinco años de su muerte, 14 artistas, entre los que se cuentan Sabina, Serrat, Bebo Valdés & Diego el Cigala, Los Planetas, Antonio Orozco, José el Francés y Las Niñas, resumen en un disco las canciones que él hizo famosas. Bambino, por ti y por nosotros incluye también una antología de 20 canciones interpretadas por el propio artista y una canción, La rumba del sabor amargo, que ha sido compuesta por Nacho Vegas especialmente para el disco.

No ha sido un disco difícil. Todos los artistas, jóvenes o consagrados, aceptaron sin dudarlo la invitación de BMG para participar en este particular homenaje a Miguel Vargas Hernández, pionero en traducir al flamenco la ranchera, el bolero y la balada. La carrera de este artista gitano fue tan peculiar como su vida. Desde principios de los sesenta hasta 1996, Bambino grabó más de 500 canciones y vendió miles de discos y casetes con los temas que compusieron para él, entre otros, Manuel Alejandro, Salvador Távora, Rafael de León y Ochaíta o Alfonso Santiesteban. Lo suyo eran los temas desgarrados, ésos que hablan de amores por encima del placer y del dolor, y de destinos rotos. Bautizado como Bambino en homenaje a la canción Bambino

picolino, de Renato Carosone, fue de los pocos músicos españoles que triunfaba fuera de nuestras fronteras en los años duros del franquismo. En los años setenta todos se rendían ante la fuerza de su voz y su capacidad de interpretación.

Elegante, guapo y amante de los excesos, lo daba todo en el escenario para luego desaparecer durante días y alimentar una leyenda de comisarías y hospitales. En una entrevista, poco antes de su muerte, aseguraba que en el amor no hacía diferencias entre hombres o mujeres porque lo suyo eran "los amores más salvajes". Sus discos se grababan en pocos días, según el estado de su garganta y de las juergas posteriores. Tres guitarras, percusión y palmas era su fórmula. Entre los escogidos que lograron entrar en el estudio de grabación con él figuran músicos como Paco de Lucía o Paco Cepero.

En 1996 grabó su último disco, Resucité, y ese mismo año se le diagnosticó un cáncer de garganta cuyo tratamiento le destrozó la voz. Asumió el olvido con la misma elegancia que exprimió el éxito. Volvió a Utrera y recibió un puñado de homenajes antes de fallecer mientras su leyenda crecía entre los nuevos artistas. Buena parte de esa leyenda fue alimentada por Pedro Almodóvar, que incluyó alguno de sus éxitos en sus primeras películas.

Carlos García, coordinador del disco Bambino, por ti y por nosotros, explica lo sencillo que ha sido rescatar su potente voz del olvido. Contaban con el apoyo de los que tuvieron tiempo de conocerle, pero no sospechaban que artistas jóvenes como Las Niñas o Los Planetas, representantes de mundos artísticos completamente distintos, se iban a mostrar encantados de asumir sus canciones.

Cada artista escogió el tema que iba a interpretar de entre la larga lista que Bambino había popularizado. Así, la voz rota de Joaquín Sabina parece romperse más en su personalísima versión de Culpable; Serrat ya había grabado antes su acercamiento a Soy lo

prohibido, pero se mostró encantado de participar en el disco; María Jiménez interpreta un tema, No me des guerra, que le viene al pelo; Bebo & Cigala podrían haber incluido su lectura de Corazón loco en sus celebradas Lágrimas negras; Las Niñas llevan al rap un clásico como Dos gardenias; Los Planetas hacen suya Podría

volver, y un artista casi desconocido como Daniel interpreta magistralmente un clásico como La pared. Nacho Vegas cierra el disco con una composición propia, La rumba del sabor amargo, que al homenajeado seguramente le hubiera gustado escuchar: "Yo era un chiquillo y, sin embargo, mi corazón retumbaba cuando Bambino cantaba la rumba del sabor amargo".

Bambino, por ti y por nosotros incluye también un CD en el que el homenajeado canta 20 temas, algunos de los cuales son interpretados también por los artistas que colaboran en el disco, lo que permite tener una visión de cómo cada intérprete consigue llevar hasta su terreno una canción.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 15 de marzo de 2004