Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Parlamento surcoreano destituye al presidente a un mes de las elecciones generales

La oposición acusa a Roh Moo Hyun de infringir la ley electoral y de corrupción

Roh Moo Hyun, presidente de Corea del Sur desde febrero de 2003, fue destituido ayer por el Parlamento en medio de escenas de caos y protestas de sus seguidores. La oposición acusa a Roh de haber infringido la legislación electoral de cara a los comicios generales del próximo mes, de corrupción y de incompetencia. Se trata de la primera vez en la historia del país asiático que un presidente es destituido. La iniciativa ha sumido a Corea del Sur en una grave crisis política. Diputados de la oposición y parlamentarios progubernamentales se enzarzaron en una pelea.

Los dos principales partidos de la oposición de Corea del Sur, que superan los dos tercios necesarios sobre el total de 271 miembros de la Asamblea Nacional, sacaron adelante la moción después de una refriega con los diputados de la minoría progubernamental, que intentó bloquear el proceso. Hubo 193 votos a favor de la salida de Roh y dos en contra, mientras que los 47 integrantes del Partido Uri (Nuestro), leales al dirigente, boicotearon el acto y entonaron eslóganes contra el derribo presidencial antes de presentar la dimisión en masa.

Tras la decisión, llegó el rechinar de dientes. Volaron zapatos y resonaron llantos, gritos y cánticos del himno nacional, según mostraron las imágenes de la televisión. "Éste es el día en el que la democracia de nuestra nación ha muerto", dijo el Partido Uri (Nuestro) en un comunicado, en el que aseguró que la destitución ha sumido al país en un "estado de caos y de guerra civil". El Gobierno puso en alerta a la policía y al Ejército después de que los partidarios del presidente Roh calificaran la votación de golpe de Estado y dio órdenes de extremar la vigilancia en la zona fronteriza con Corea del Norte.

Tras la fulgurante destitución del antiguo abogado defensor de los derechos humanos, el poder fue asumido por el primer ministro, Goh Kun, quien dirigirá el país hasta que el Tribunal Constitucional decida si acepta la decisión del Parlamento, un proceso que podría durar hasta seis meses. Roh afirmó que espera ser repuesto en su cargo por el tribunal. Si no es así y éste refrenda la decisión de la Asamblea, deberán ser convocadas elecciones presidenciales.

"El mundo nos está mirando con ansiedad y preocupación", dijo Goh a los ministros en referencia al espectáculo ofrecido por los legisladores, así como a las consecuencias políticas internacionales. Corea del Sur juega un papel clave en las negociaciones multilaterales en curso con el régimen comunista de Corea del Norte para el desmantelamiento del programa nuclear norcoreano. Los responsables militares surcoreanos y de Estados Unidos, que tiene desplegados unos 37.000 soldados en el país asiático, han previsto reunirse hoy para discutir medidas de seguridad.

Alrededor de 12.000 personas, muchas de ellas con velas, se manifestaron ante la Asamblea Nacional y la sede del principal partido de la oposición, el Gran Partido Nacional (GPN), en apoyo del ex presidente. Con anterioridad a la votación, un partidario de Roh se prendió fuego y otro intentó penetrar en el edificio del Parlamento subiendo las escaleras con su coche.

El PGN, que controla la Asamblea, y la otra gran agrupación de la oposición, el Partido del Milenio Democrático (PMD), han unido fuerzas para desbancar a Roh por su negativa a disculparse tras haber intentado influir en las elecciones generales del 15 de abril a favor del Uri, así como por los escándalos de corrupción.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 13 de marzo de 2004