Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:JAIME MAYOR OREJA | Primer candidato del PP al Congreso por Álava | ELECCIONES 2004

"El PSE busca la equidistancia entre Ibarretxe y el PP"

Jaime Mayor Oreja (San Sebastián, 1951) aspira a que el PP se convierta en la primera fuerza en Euskadi y para ello reparte mandobles a los peneuvistas y al PSE, al que descalifica por buscar la "equidistancia" entre el plan Ibarretxe y el PP.

Pregunta. ¿Se ve en un ministerio con Rajoy de presidente?

Respuesta. Estar en el Congreso representando a los alaveses es estar más que nunca en el País Vasco. Lo que vaya a hacer luego, dependerá del resultado en España, en el País Vasco,... Estaré siempre en el País Vasco, tenga el cargo que tenga.

P. ¿Las generales son un banco de pruebas para las próximas elecciones autonómicas?

R. Son una oportunidad para hacer fracasar el plan Ibarretxe. Si el PP concentra el voto de los constitucionalistas, de la derecha y de la izquierda, puede ser la primera fuerza y eso sería un golpe para el plan Ibarretxe.

P. Habla de la fuerza del constitucionalismo, pero las relaciones con los socialistas no pasan por su mejor momento.

R. El PSE se ha cansado, se ha aburrido, ha dejado de creer en el constitucionalismo, no quiere el acuerdo con el PP. Cree que el PP es el problema. Busca la equidistancia que antes buscaba el PNV entre ETA y el PP. Pues ahora entre el plan Ibarretxe y el PP, el PSE.

P. ¿El plan del lehendakari no tiene la virtud de estar asfixiando electoralmente a la izquierda abertzale?

R. ¿Quién asfixió a quién en Estella? El PNV se adaptó al proyecto político de ETA y ETA vio que había que negociar con el PNV porque es el único instrumento de poder. Por tanto, un proyecto, el de ETA, y un instrumento, el PNV. El plan Ibarretxe va a lo mismo, al reparto de poder político en el Gobierno vasco entre el PNV y ETA, al reagrupamiento entre PNV y ETA. Que va a ser difícil la negociación, no me cabe duda, pero ésa es la hoja de ruta del plan Ibarretxe para seguir en el poder.

P. ¿No percibe un cambio con el relevo presidencial en el PNV?

R. En el nacionalismo los movimientos no se derivan de dos personas. Son lentos, pero inexorables y fruto de decisiones muy difíciles de tomar y también de cambiar. El plan va a seguir hasta que fracase y puede fracasar por varias causas: porque el reagrupamiento de ETA y PNV en el fondo es imposible y sea imposible pactar un gobierno, porque ETA maltrate demasiado al PNV o porque el plan fracase en las urnas. Pero no habrá un cambio de fondo porque cambie una persona.

P. Imaz reconoció que Estella fue un error.

R. Sobre el fondo de Estella no dijo que fuese un error. La ponencia del PNV radicaliza el discurso, habla de una segunda transición y asume el discurso de ETA. Hay un movimiento de fondo, que necesita una serie de iniciativas, y puedes edulcorar las formas o endurecer la negociación con Batasuna y con ETA, que es lo que han hecho eligiendo a Imaz y no a Egibar, pero no hay persona capaz de cambiar el sentido de un movimiento de fondo del PNV.

P. ¿Qué nueva respuesta tiene el PP para ese desafío?

R. Decir no a esas minorías, que no nos van a llevar a otra transición.

P. Pero de algo habrá que hablar ante el empate infinito.

R. Ante un desafío nacionalista así, no te puedes plantear que va a haber un empate infinito. Una mayoría tiene que ganar a unas minorías y el nacionalismo no tiene por qué estar ahí siempre, a veces debe ganar y otras perder. No hay que integrarlo, hay que ganarle. ¿Y qué va a pasar cuando una mayoría de españoles se atreva a decir que no a una minoría? Nada, como no pasó nada cuando dimos la batalla frontal a ETA.

P. ¿Ve al lehendakari en la cárcel?

R. No. Le veo fuera de Ajuria Enea. Yo no he apostado por meter en la cárcel al PNV, sino por ganarle y he dejado un ministerio para eso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 11 de marzo de 2004