Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:JUEGOS

Una buena idea, pero poco rentable

Cyan Worlds apuesta por el juego en Red en la nueva entrega de 'Myst', sin embargo el público no ha respondido a la oferta

Espectacularidad gráfica y modo online eran las principales características que definían la nueva entrega de la saga de aventuras creadas por el legendario Rand Miller. Desde que hacia 1993 apareció Myst, el equipo Cyan Worlds ha publicado tres ediciones de un tipo de juegos muy especial. Se trata de aventuras gráficas en primera persona (aunque en URU por primera vez se ofrece la opción de la tercera persona, para poder comprobar las evoluciones del avatar) en las que el objetivo es resolver una serie de rompecabezas construidos a través de palancas, símbolos y códigos numéricos.

Pero sin duda, lo más importante de esta edición era Uru Live, que consistía en la posibilidad de explorar nuevas Eras para compartir la aventura con otros aficionados a través de Internet. El jugador que se conectaba a Uru Live, podía hablar con otros en modo texto y, por ejemplo, enseñarles las fotos que había realizado durante sus viajes por las distintas Eras. Por desgracia, esta opción ya no está disponible, ya que el número de usuarios inscritos no ha sido suficiente para sufragar los gastos del servidor. Por suerte, la opción de un único jugador sigue en pie, y en ella los amantes de este tipo de juegos siguen disfrutando utilizando la materia gris para dar con la combinación exacta que permita abrir una puerta que le conduzca a una nueva Era.

URU: Ages Beyond Myst

Género: Aventura

Fabricante: Cyan Worlds

Plataformas: Windows XP/Me /2000/98SE

Precio: 39,95 euros

Edad recomendada: Mas de 3 años

MÁS INFORMACIÓN

Las letras URU que dan nombre a esta edición son el apócope de la frase inglesa You are You, que significa Tú eres tú. La razón de esta elección es sencilla: los creadores del juego han querido que el usuario pueda crear su propio personaje para desenvolverse dentro de la aventura.

El avatar, palabra que se utiliza en el mundo del videojuego para designar al personaje creado por el jugador y que normalmente es sinónimo de reencarnación o transformación, podrá inventarse a gusto del jugador; es decir, URU permite personalizar la cara, el pelo, el color de la piel, la edad, el peso, la ropa, el sexo. Un montón de características muy concretas que hacen que el personaje sea muy particular y diferente al resto de individuos creados por otros jugadores. El resultado de la combinación de elementos anatómicos puede presentar un avatar parecido al jugador, de ahí el título URU, Tú eres tú.

Para reforzar la ambientación en esta edición se ha contado con la ayuda de Peter Gabriel en la creación de la banda sonora del juego. El cantante británico ha colaborado con el equipo de URU para crear el tema Burn You Up, Burn You Down, él mismo ha dicho que existe cierta similitud entre el juego y la forma en que él mismo trata de crear mundos con sus sonidos. La nueva edición de esta saga de aventuras cuenta el renacimiento de una civilización llamada D'ni, con 10.000 años de antigüedad. Una excavación arqueológica ha puesto al descubierto alguno de sus secretos, como la posibilidad de viajar en el espacio y el tiempo a través de los Libros Conectores a Eras ilimitadas. La restauración de D'ni se lleva acabo gracias a un grupo de arqueólogos, ingenieros y científicos con el objetivo de restablecer el mundo físico de esta civilización. Este argumento se apoya con una página oficial que puede visitarse en www.drcsite.org. Yeesha, hija de Atrus y Catherine, protagonistas de anteriores capítulos de la serie, tiene una idea muy particular de la recuperación de la civilización D'ni.

En definitiva, Cyan Worlds ha querido dar una vuelta de tuerca más a la concepción de aventura gráfica que se tenía hasta el momento, sin demasiado éxito. La conclusión, por ahora, es que el mejor modo multijugador de este género son dos jugadores sentados delante de un único PC comentando la resolución de los puzzles.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 11 de marzo de 2004