Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Casi la mitad de los accionistas de Disney censura al presidente

El consejo decidirá si contunúa Eisner, tras ser rechazado por el 43% de los votos

La junta general de accionistas de Disney se reunió ayer en Filadelfia con la atención puesta en ver si exigía o no la dimisión de su presidente ejecutivo, Michael Eisner. El máximo ejecutivo recibió la oposición del 43% de los votos emitidos en la junta de accionistas al abstenerse sobre la moción de confianza, objeto de la consulta. El consejo de administración deberá tomar hoy una decisión a partir de este resultado.

La presión que soporta Eisner en los últimos tres meses se hizo mayor después de que rechazara la oferta de compra hostil del operador de cable Comcast. Lo irónico de esta asamblea es que se celebró en la ciudad donde Comcast tiene establecida su sede corporativa. El encuentro de ayer era crucial para determinar el futuro de Eisner, quien desde 1994 ocupa el cargo de presidente y la cabeza ejecutiva en el Consejo de Administración de Disney, y transcurrió en medio de una gran tensión y con la máxima atención por parte del mercado. Un grupo de accionistas presidido por Roy Disney, sobrino del fundador, y Stanley Gold lo tenía ayer muy claro. Pedían su cabeza porque llevan años viendo cómo sus títulos en Bolsa han caído más de un 20% (ayer cotizaban por debajo de los 27 dólares) y porque consideran que Eisner es "incapaz" de gestionar la compañía porque su estrategia ha perdido toda confianza. Otros afrontaban la asamblea con muchas dudas por las consecuencias que tendría la salida de Eisner.

El Consejo de Administración ha apoyado hasta ahora a Eisner, pero la oferta de compra de Comcast introdujo un elemento importante de distorsión en esta batalla porque es difícil distinguir si los accionistas están votando por un cambio de gestión o por un cambio de control en Disney, en respuesta al matrimonio con el operador de cable. Incluso con el 30% de los votos en contra, la posición del actual presidente ejecutivo de Disney será muy delicada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 4 de marzo de 2004