Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Generación del 27 publica los borradores de dos obras de Cernuda

Los volúmenes han sido editados tal y como el poeta los concibió

El centro cultural Generación del 27 de Málaga ha editado los borradores, tanto manuscritos como mecanografiados, de Los placeres prohibidos y Donde habite el olvido, dos de los libros clave del poeta sevillano Luis Cernuda. Francisco Chica y Antonio Jiménez Millán los encontraron en los archivos de la Residencia de Estudiantes de Madrid y en los de José Luis Cano, amigo del escritor.

Junto a los tachones y a las correcciones, todo en folios fechados, se encuentran los poemas que se publicaron. Además, Chica y Jiménez Millán acompañan los textos con un estudio sobre el proceso creativo de Cernuda.

"Los primeros manuscritos que manejé fueron los de la Residencia de Estudiantes de Madrid. Entonces, supe que era posible la reconstrucción del libro a partir de la parte mecanografiada que encontré", explica Francisco Chica, autor del monográfico sobre Los placeres prohibidos. "También investigué las carpetas de José Luis Cano, que están en la biblioteca de este centro malagueño. Entre los dos archivos pude encontrar todos los textos", añade Chica.

Según los autores, la edición permite asomarse al proceso creativo del escritor, comprobar el modo de gestación de ambos libros. "Uno de los resultados más importantes de este estudio es que el libro Los placeres prohibidos aparece por primera vez tal y como Luis Cernuda lo concibió en 1931, ya que, cuando se publicó, en 1936, el propio escritor suavizó su contenido. No se había leído nunca el libro original, que muestra al Cernuda más rebelde", comenta Chica.

Antonio Jiménez Millán es el autor del monográfico sobre Donde habite el olvido, libro que el poeta sevillano escribió durante todo un año, desde la primavera de 1932 a la de 1933, y que la editorial Signos de Madrid publicó en 1934.

"A diferencia de Francisco Chica, yo sólo manejé el material de José Luis Cano porque allí encontré todos los borradores de este libro", cuenta Antonio Jiménez Millán. "Lo más difícil ha sido establecer un orden y reconstruir el proceso de elaboración de este libro del cual sí se publicó la colección íntegra", añade.

"Estas dos obras son complementarias. Responden a una misma experiencia biográfica, pero representan las dos caras de una misma moneda", asegura Antonio Jiménez Millán. "Si la primera, Los placeres prohibidos, expresa la exaltación del deseo, del amor como solución a los conflictos; la segunda refleja una profunda crisis amorosa y de ideales", añade el escritor. Además de este vínculo con la realidad autobiográfica de Cernuda, ambos libros recogen el impacto del surrealismo y el giro de la poesía española hacia el neorromanticismo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 4 de marzo de 2004