Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El puente de La Greduela

Las 25 familias que viven en La Greduela, un pequeño núcleo rural del término municipal de Jerez, se han acostumbrado a medir la lluvia cada día y a vigilar el nivel del río Guadalete, frontera natural de esta barriada. En diciembre, pasaron cuatro días aislados por la crecida del caudal, que inundó el único puente que les comunica con el exterior.

Los vecinos afectados sienten una "decepción total" con los políticos del Ayuntamiento de Jerez que, con la alcaldesa María José García Pelayo (PP) a la cabeza, visitaron el lugar durante las últimas inundaciones prometiéndoles una pronta solución a sus problemas. Sin embargo, el remedio a los males de La Greduela, la elevación del puente, no sólo no ha llegado, sino que ni siquiera está proyectado o presupuestado.

Ayuntamiento de Jerez y Diputación de Cádiz se tiran los trastos a la cabeza discutiendo sobre las competencias de cada cual en este núcleo rural. Mientras tanto, los vecinos se echan a temblar cada vez que ven oscurecerse el cielo.

El único medio del que disponen estas familias para abandonar sus casas en caso de crecida del Guadalete está en el aire, mediante un helicóptero que, en los últimos años, ha visitado hasta en tres ocasiones a unos vecinos que siguen sintiéndose "abandonados".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 1 de marzo de 2004